¡felicidades Néstor!

Se me hace raro, tremendamente extraño, felicitarle el cumpleaños a alguien que sé que no lo va a leer. Al menos en dos o tres años. Porque Néstor, mi sobrino favorito, cumple hoy un año. ÿl, probablemente, no se habrá dado cuenta y sólo le chocará ver a un montón de personas, esta familia que cada día se parece más a un clan, pululando a su alrededor y dándole achuchones.

Un año ya. Se dice pronto. También se hace raro pensar que, en poco menos de doce meses, este renacuajo nos ha sorbido el seso a todos y nos ha vuelto idiotas. Sin excepciones. Porque el que diga que no, que las cosas no han cambiado tanto, miente como un bellaco. Y esto lo dice quien era más reacio, quien pensaba que no le iba a afectar tanto la llegada de un sobrino, quien mantuvo el tipo como pudo durante diez minutos, el día que fuimos presentados. A partir de ese punto, cuando eme me lo puso en brazos, la coraza se rompió y, con ella, toda mi resistencia. Desde entonces y gracias a este pequeñajo que hoy cumple su primer año, su tía y yo vamos más por la tierrina, buscando arrumacos, carreras por la alfombra y babas. Porque esa es otra: ahora nos encantan las babas.

Tanto a su tía como a mí nos apena mucho no poder estar allí, en su primera fiesta de cumpleaños, sacando fotos y haciendo valer nuestro derecho de tíos emigrados para jugar más que nadie con Néstor. Pero sabemos que dentro de cuatro días estaremos, otra vez, de vacaciones en Gijón y entonces sí que no habrá escapatoria.

Hasta entonces, muchos besos, muchos abrazos y muchas babas, de tus tíos.

Comparte este/a entrada

2 ideas sobre “¡felicidades Néstor!”

Los comentarios están cerrados.