Hay algo que debes saber todo absolutamente todo…

            Hay algo que debes saber: todo, absolutamente todo el conocimiento humano está en Los Simpsons. Otro día te cuento qué son Los Simpsons, hoy se hace tarde.

Ayer, sábado, me acordaba de ese episodio donde Homer le enseña a Bart cómo afeitarse mientras yo me afeitaba y recortaba la perilla. Y lo hice porque, nada más empezar, dejé de escucharte hacer ruido y la puerta del baño se abrío lentamente y te vi asomar la cabeza, curioso. Como hasta ahora no dormíamos juntos no me habías visto afeitarme al día siguiente y todo te parecía raro y nuevo.

Mientras te contaba qué estaba haciendo y porqué, me acordé de algo que hizo mi padre conmigo y lo repetí contigo: te puse un poco de espuma de afeitar en la punta de nariz y te levanté hasta que pudiste verte en el espejo. Las risas me confirmaron que todo se repite, una y otra vez.

Yo seguí con la tarea y tú, mientras tanto, tocabas la espuma, la olías y jugabas con ella y, claro, se secó y casi despareció. Con tus medias palabras y medias frases me dijiste que querías más espuma y nada, no importó que hubiese terminado y que todos los bártulos estuviesen recogidos, te eché un poco más en la punta de la nariz y, por supuesto, me eché a mi también porque las cosas se hacen bien.

Comparte este/a entrada