Archivos diarios: 6 marzo, 2006

3 entradas

efectos colaterales de la treintena

Se ha evaporado, se ha ido como cuando llegó, de golpe y sin decir nada. Me refiero al mal humor, a la mala folláa que comenta ele desde Granada de vez en cuando, a las ganas de pisar cráneos, al enfado perenne y a las nubes negras en mi cabeza. Vinieron un mes antes del cumpleaños y se han ido unos días después. Espero que dure…

mala folláa, mala leche, cabreo, enfado

fulmíname en el primer segundo del primer minuto de rencor

Dog, Siod, Brausen, Elohim, quienquiera que no seas y dondequiera que no estés, señor de las bestias y de los gusanos, legislador de océanos y muchedumbres aniquiladas de hombres, dueño insensato de la ironía y de la destrucción y del azar, tú que la hiciste a la medida exacta de todos mis deseos, que modelaste su cara y su cintura y sus manos y tobillos y la forma de sus pies, que me engendraste a mí y me fuiste salvando día a día para que me hiciera hombre y la necesitara y la encontrara, (…) no permitas que ahora la pierda, que me envenene el miedo o la costumbre de la decepción, guárdala para mí igual que guardaste a sus mayores para que la trajeran al mundo, (…) y si a pesar de todo me la vas a quitar, no permitas la lenta degradación ni la mentira, fulmíname en el primer segundo del primer minuto de rencor o de tedio, que me quede sin ella y sufra como un perro pero que no me degrade confortablemente a su lado, que no haya tregua ni consuelo ni vida futura para ninguno de los dos, que las manos se nos vuelvan ortigas y tengamos que mirarnos el uno al otro como dos figuras de cera con los ojos de cristal, pero si es posible, concédenos el privilegio de no saciarnos jamás, alúmbranos y ciéganos, dicta para nosotros un porvenir del que por primera vez en nuestras vidas ya no queramos desertar.

El jinete polaco, Antonio Muñoz Molina.

el jinete polaco, antonio muñoz molina, literatura, libros