Ofrenda al Dios de los 4 vientos

Ingredientes:

  • un globo con helio (si lo hinchas a base de pulmones no asciende).
  • una oración dedicada a Aeolus, el Rey de los 4 vientos.
  • una servilleta (o, en su defecto, un trozo de papel corriente) con tres deseos por participante (el número puede variar, dependiendo de la avaricia de cada uno…).
  • una cámara de fotos para inmortalizar el momento.
  • Modo de elaboración:

  • Suplicar un globo publicitario en la calle más concurrida de Mérida a unas agradables señoritas de una conocida franquicia de tiendas de cosmética y poner cara de póker cuando se quedan mirando los transeuntes. Recordar que no conviene pegarse con otros niños por los globos, es suficiente con esperar tu turno.
  • Pasear el globito de marras por media ciudad, aguantando las miradas ajenas, otra vez.
  • Elaborar con esmero los papeles con los deseos. Hay que recordar que el Dios de los 4 vientos no es tan poderoso como los Reyes Magos, así que conviene no excederse.
  • Subir a la terraza de un edificio, salir al balcón o, simplemente, realizar la ofrenda en plena calle, tratando de esquivar los cables de la luz, el teléfono, etc…
  • Pronunciar en voz alta el siguiente conjuro: ¡Féliz 2005! ¡Por el culo te la hinco!
  • Soltar el globo con gran pompa y protocolo.
  • Lo prometido es deuda; las fotos:

    Con cara de susto
    Sujetando la ofrenda…

    Lanzamiento
    El momento del lanzamiento (cinco, cuatro, tres…)

    en el aire
    Estamos en el aire…

    Por cierto, le pinté una cara al globo para hacerlo más amigable y no, no lo volveré a hacer…

    Comparte este/a entrada