competencia

Telefónica vuelve a duplicar su blucle de abonado, el cacho de cable que nos llega a casa, hasta el megabit de conexión. La guerra fraticida por el usuario de adsl está empezando a dar resultado. Ahora toca esperar un mes o mes y medio, ver como evoluciona el mercado y aprovecharse de la mejor oferta. En esto de los dineros no conviene casarse con nadie y mucho menos con timofónica.

Via: elmundo.es.

Comparte este/a entrada