ya no pintamos nada

Anoche, por fin, terminamos con la aventura de pintar el piso y ni tan siquiera se me ocurre un maldito comentario gracioso que ilustre nuestro hartazgo. Baste decir que todo iba a ser divertido y rápido como un viaje en el AVE, pero que nadie nos advirtió que se trataba del AVE a Barcelona.

No me voy a arrimar a un rodillo en lustros.

piso, vivienda, pintura

Comparte este/a entrada

2 ideas sobre “ya no pintamos nada”

Los comentarios están cerrados.