23-f

ÿltimamente están de moda las fechas abreviadas, los 11S , 11M, 7J y quizá por eso ahora, en este instante, un halo a viejo y miserable recorre la televisión, que está entretenida juzgando y condenando el intento de golpe de estado de hace ya veinticinco años, con mayor o menor fortuna.

En el día de hoy y los siguientes se hablará largo y tendido, de hecho las televisiones llevan abonando el terreno una semana con especiales y exclusivas, y debe ser que no hay noticias, no mueren suficientes negros en algún lugar recóndito de Africa como para justificar dos minutos de noticia en antena y por eso intentan entrevistar a Sáez de Inestrillas a cuerpo descubierto, batalla harto complicada, por cierto. En otros canales hablan de libros acerca del tema o un grupo de militares golpistas cantan una versión de La fuerza del destino de Mecano.

Ayer mismo, el loco de la colina, Jesús Quintero, le arrancaba una bonita e interesante entrevista a Arturo Pérez-Reverte en donde decía, más o menos, que se había largado de la televisión porque la conocía demasiado bien y porque se había cansado de hablar, durante un minuto y medio, de guerras que no importaban a nadie. Sinceramente y viendo cómo está el patio, no puedo menos que darle la razón y admirarle por su entereza.

Tengo que pasarme a la lectura, al ordenador, al mus o al macramé, pero debo dejar de ver la tele.

23 de febrero de 1981, 23f, 23-f

Comparte este/a entrada