cuatro gatos

Han sido muchas las personas que, durante el paseo por Gijón, me han dicho que estoy vago, que escribo poco, que ya me vale. Yo, iluso de mí, creía que este weblog lo leían cuatro gatos y una madre y resulta que no, que los gatos serán cuatro pero entre los amigos y la familia podemos organizar algo grande, una concentración para pedir viviendas dignas o así…

He estado echando un ojo a lo que llevo escrito y la conclusión está bastante clara: he bajado el rtimo. Pienso, además, que no escribo tanto como antes por varios motivos, por falta de tiempo, por falta de material interesante y, sobre todo, por la rutina, por la repetición de los días idénticos que evitan tener nuevos alicientes, cosas nuevas que contar.

Cuando comencé a escribir el blog, volcaba en él cualquier cosa que me llamase la atención porque hacía poco que había llegado a Mérida, a una nueva empresa, a una nueva manera de vivir y el choque, cultural, laboral, fue poco más que brutal. Pasado el tiempo, las novedades desaparecen y las acciones que antes me parecían extrañas y diferentes han pasado a formar parte de mi manera de actuar. La rutina, esa grandísima hija de la gran puta, ha unificado toda mi existencia en torno a dos o tres ejes, que parezco condenado a repetir incansablemente, como en aquella magnífica película de Bill Murray y, aunque no me quejo de ello, sí me molesta que haya tardado tan poco tiempo, que se haya echo la dueña de la situación en unos pocos meses.

El único consuelo que me queda es, quizá, la mejor manera de combatir a este enemigo: no estarse quieto y no parar de buscar, una lámpara para el salón, un destino para cuatro días de vacaciones, un trabajo de charcutero a tiempo parcial, un sitio donde comer un fin de semana, algo desconocido o que convenga revisitar, etc… En cuanto lo encuentre, en cuanto consiga salir de la rutina, aunque sólo sea un milímetro, lo contaré para que mamá pueda dejar constacia del fíu tan moderno que tiene, que hasta escribe cosas por internet.

rutina

Comparte este/a entrada

6 ideas sobre “cuatro gatos”

Los comentarios están cerrados.