El alcohol que otro bebió a ella le mató

Es sobrecogedor el texto que unos padres han escogido para recordar el primer aniversario de la muerte de su hija. La esquela dice así:

El alcohol que otro bebió, a ella le mató el 17 de abril de 2005, en un mal llamado accidente de tráfico. Tenía sólo 20 años.

Y es que ya nadie hace caso de las señales, de los anuncios cada vez más crudos de la DGT (que conste que me parecen bien), de las estadísticas y, en mayor medida, de los accidentes que se pueden ver en la carretera una Semana Santa cualquiera. Ver un telediario en estas fechas es sinónimo de capirotes y hierros desvencijados.

Para más INRI (nótese la simbología tan de estas fechas), los coches corren cada vez y, por si no es suficiente, algunos deficientes mentales se empeñan en modificarlos hasta arrancarles seis caballos a un cuatro latas paupérrimo que, si, alcanza los ciento cincuenta kilómetros por hora, en bajada y con viento a favor, pero no puede frenar, no tiene estabilidad y va descontrolado.

Uno ya acumula muchas millas en las patitas y sabe que los accidentes son cuestión de números: a cada conductor se le asigna uno al salir de casa y cada día se sacan X números de la bolsa. A aquellos que emulan a Fernando Alonso, que beben antes de coger el volante o que creen que pueden inventarse sus propias normas de circulación, a esos, el destino les llena la bolsa de números, aunque los kilómetros tambien dan puntos. En una vida pasada hice muchos, muchos kilómetros y poco a poco veía que mi bolsa se llenaba y aprendí lo que no debía hacer viendo accidentes desde la ventanilla del coche.

Vía: elmundo.

accidente, trafico, esquela, alcohol, hijoputa

Comparte este/a entrada

3 ideas sobre “El alcohol que otro bebió a ella le mató”

Los comentarios están cerrados.