El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

el día de mañana

En días como hoy, vísperas de fiesta, puentes y acueductos, uno sólo piensa en mañana, en las horas que te separan de terminar con esta agonía de minutos inmóviles y horas que se repiten, una y otra vez, recordándote que sólo son las nueve de la mañana, que llevas un café y un te y que todavía tienes que arrastrarte durante la mayor parte del día. Son días malditos y pesados, lentos de digerir, en donde la actividad frenética se recuerda con mimo y añoranza.

Y la maldita impresora sigue sin funcionar…

puente, acueducto, fiesta, trabajo

Una idea sobre “el día de mañana”

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad