espíritu emprendedor

Ayer leía con agrado que Eduard Punset, el director del programa Redes, había estrenado un weblog sobre divulgación científica. En su segundo artículo desglosa, de una forma muy coherente y acertada, el porqué los universitarios españoles no tienen espíritu emprendedor y enumera joyas como la que sigue:

Nos han convencido de que deben tomarse decisiones lógicas y razonables. Pero no hay una sola decisión que no esté contaminada por una emoción, y no nos han enseñado nada sobre la gestión de las emociones.

Siempre que oigo hablar de los emprendedores y la edad a la que deberían empezar a pensar como tal, recuerdo el empeño de las gentes de Valnalón en llevar la cultura emprendedora a edades tempranas y los resultados asombrosos que daba.

Son recuerdos diversos y entremezclados pero hay dos que brillan más fuerte: una niña de cuatro años (la más joven del proyecto) haciendo una videoconferencia con otros niños de ocho y diez años para venderles la mermelada que había fabricado la cooperativa (de niños, también) de la que formaba parte. Creo recordar que ella había diseñado y pintado las primorosas etiquetas que lucían los botes.

Y un niño de unos diez años que convirtió una videoconferencia en un telediario perfectamente orquestado, con turnos de palabra, correcciones, argumentos sólidos e incluso, un desparpajo y una soltura que ni el señor Prats. Fue tal su actuación, que no permitió desconectar la llamada hasta que se hubo cumplido con el orden del día (su orden del día), las dudas y demás parafernalia.

Mi idea, después de trabajar con niños cooperativistas, entusiastas y serios es que los universitarios que quieren ser emprendedores, se buscan la vida, se informan y forman y, sobre todo, usan su periodo universitario como catapulta, como mal necesario para sacar adelante una idea. Y, por supuesto, son rara avis. Para conseguir calar y formar emprendedores, hay que hacerlo desde la infancia, enseñando los valores de dicha cultura antes incluso de que se termine el instituto, para conseguir una formación acorde a las ideas del futuro negocio.

emprender, emprendedores, cultura emprendedora, espiritu emprendedor, eduard punset, valnalon.com, valnalon

Comparte este/a entrada