la luz al final del túnel

Parece ser que el final está cerca, que a lo lejos se puede vislumbrar un poco de luz en este túnel que parece una maldición bíblica. Si todo va bien, la semana que viene seremos un poco más españoles, más parecidos al taitantos por cierto de los españolitos de a pie con sus madrugones y sus hipotecas. Todo ello dicho desde la más aséptica de las esperanzas porque ya no me creo nada.

Sinceramente, tras casi tres y medio de papeles malditos y viajeros lo único a lo que aspiro es a tener una obligación mensual con el banco y a poder cerrar este lamentable capítulo.

vivienda

Comparte este/a entrada