El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

trandcazo

Los excesos se pagan y más si llevas tres capas de ropa que andas quitándo y poniendo según pegue el sol, tras arrastraste por el suelo cual comando israelí, lo lógico es que un par de días después no puedas pronunciar correctamente y establezcas vínculos de amor platónico con un par de paquetes de klineex.

De lunes, con catarro y un leve dolor de cabeza que el effer de las ocho no ha terminado de liquidar. ¿Hay alguna forma mejor de empezar la semana? ¡Ah, sí! Es posible que alcancemos los treinta grados… si es que tenía que haberme quedado en la cama.

catarro

2 ideas sobre “trandcazo”

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad