Archivos diarios: 21 diciembre, 2006

3 entradas

de provincias

n1mh, nacido el tantos del cuantos del no-sé-cuantos, en Gijón, provincia de Oviedo (Asturias).

A mí que ya me quema lo del aeropuerto de Asturias, mal conocido como de Oviedo (OVD), van y me plantan este texto en el título por haber superado el ciclo elemental en la Escuela Oficial de Idiomas. Lo más triste es que dicha escuela comparte edificio y administrativos con un instituto y yo, triste de mí, albergaba la esperanza de que supieran que Asturias no tiene provincias y que sólo se llamó así mientras mandaba Paco el gallego.

Así que, muy señores mios, Principado de Asturias, ¡carajo!

principado de asturias, asturias, oviedo, provincias

activar el retroceso (backspace) en firefox 2.0

En una de estas actualizaciones salvajes de Sid a las que me he acostumbrado (la última de cuatrocientos meigas de vellón) la gente de Debian me actualizó el Mozilla Firefox, de la versión 1.5 (la mejor que he probado hasta la fecha) a la 2.0. El cambio de nombre del programa dentro de la distribución me generó ciertos problemas con los que, ni fue automático, ni fue limpio pero como se trataba de debian, de firefox y estaba de buenas, todo quedó en una anécdota y una docena de paquetes reinstalados.

Pero al comenzar a usarlo, comenzaron los problemas. Parece una tontería, pero los detalles más pequeños, esos a los que te has acostumbrado sin siquiera darte cuenta, son los que primero acusas. En mi caso, alguien que utiliza el teclado compulsivamente, el hecho de que anulasen la tecla de retroceso (el backspace) fue lo primero que noté pero, gracias a Peter Upfold ya tengo la solución. Son dos pasos:

  1. entrar en about:config
  2. buscar browser.backspace_action y cambiarle el valor a 0

mozilla, firefox, 2.0, backspace, config

el resultado del sorteo

Naturalmente, tengo la suerte de tener un barman desinteresado al que también la preocupan mi salud y mis sueños, un tipo, ese Tino Landeira de “El Corzo”, que opina, como yo, que la vida sería más llevadera si la lotería cayese por lo menos tan repartida como suele caer la muerte, esa jodida pedrea sin estribillo y sin bombo en la que todos jugamos atrapados en el riguroso e implacable turno de oficio. Este año juego menos dinero que nunca y espero tranquilamente el resultado del sorteo, a sabiendas de que el dinero que no me gasté en participaciones, me servirá para celebrar por todo lo alto la inmensa suerte de no haber jugado.

Otra vez Al, Alvite en Las larvas de la lluvia.

Por cierto, hace tres días escribió un artículo titulado Almas y copas que yo considero impagable.

No se necesita ser muy perspicaz para darse cuenta de que la mayoría de nosotros bebemos porque no soportamos la soledad; porque arrastramos algún fracaso que jamás nos da una tregua; algunos, porque nada hay mejor que la quinta copa para evitar decirle a tu amiga del alma las estupideces que se te habían ocurrido con la copa anterior; otras veces, porque cabe la posibilidad de que el siguiente trago te permita esa pizca de audacia, de temeridad o de grosería que tanto bien le hacen a veces al talento.

Más en Almas y copas.

citas, jose luis alvite, loteria, copas