Archivos diarios: 23 enero, 2007

4 entradas

las puertas de la lectura

A ella le aburrían los libros de texto; desde niña le aburrieron. En ese terreno se movía un poco en la quimera. Amaba el libro, pero el libro espontáneamente elegido. Ella entendía que el vicio o la virtud de leer dependían del primer libro. Aquel que llega a interesarse por un libro se convierte inevitablemente en un esclavo de la lectura. Un libro te remitía a otro libro, un autor a otro autor, porque en contra de lo que solía decirse, los libros nunca te resolvían los problemas sino que te los creaban, de modo que la curiosidad del lector quedaba siempre insatisfecha. Y, al apelar a otros títulos, iniciabas una cadena que ya no podía concluir sino con la muerte. Sentía avidez por la letra impresa. Y me la contagió. Fue ella la que me aproximó a los libros, a ciertos libros y a ciertos autores. En realidad me abrió las puertas de ese mundo.

* Señora de rojo sobre fondo gris — Miguel Delibes.

libros, citas, miguel delibes, señora de rojo sobre fondo gris

echando una mano

(Mamá, de verdad, éste te lo puedes ahorrar)

Desde hace unos días me he metido de cabeza en eso llamado Web 2.0 que, a grosso modo, no es más que hacer páginas cargadas de AJAX, muy asíncrónas, en donde los usuarios (o clientes, depende de la web) interaccionan entre ellos con algún fin. Y lo he hecho en una web de “ayuda en directo”, Qunu.com, un sitio donde ofreces tus conocimientos a quien los pueda necesitar a cambio de nada.

La idea es simple, pero efectiva. Tras registrarte (otro de los pasos obligatorios para la Web 2.0) y dejar constancia de tus conocimientos y habilidades, inicias sesión en un servidor de mensajería instántanea donde pasas a estar disponible, es decir, puedes tener charlas con otros usuarios del sistema que tienen dudas o problemas. Su mayor potencia es la inmediatez porque, en vez de dar vueltas por varias webs, buscando soluciones, al otro lado de la línea tienes a alguien que, probablemente, se haya visto en la misma situación y haya salido airoso.

Aunque la idea es buena, la manera de llevarla a la práctica en forma de web, no la encuentro del todo correcta. Para empezar, abusan de AJAX, lo emplean para todo, para realizar búsquedas entre las etiquetas, para autenticar a los usuarios, para cambiar los datos del perfil, etcétera. También encuentro complicada la navegabilidad de la web y, sobre todo, el acceso al perfil del usuario, oculto tras un sinfín de botones de colores y monigotes que únicamente confunden.

Una de las cosas que más me ha gustado y que es, por cierto, muy 2.0, es el uso de etiquetas para catalogar los conocimientos de la gente (folksonomía), de tal forma que resulta bastante informal buscar tus propias etiquetas, las que más y mejor definen tus conocimientos, en vez de escoger entre unas cuantas puestas allí por un tipo que, ni le va, ni le viene.

De momento, me gusta, me parece muy buena idea y seguiré un tiempo, compartiendo y jugando, probando esto de ser 2.0 :D.

qunu, qunu.com, report, web 2.0, compartir

de serie

¡Por fin alguien se da cuenta! En 20minutos.es le dan eco a El triunfo de las series a través de internet. Día tras día, uno se da cuenta de que lo que emiten por la televisión interesa más bien poco y algunos nos estamos cansando de ver anuncios de compresas que huelen como las nubes y colonias que son imanes para las mujeres, en vez de capítulos de series interesantes del tirón, sin interrupciones o, lo que es mejor, nos acostumbramos a ver varios capítulos seguidos para no perder la trama, de una semana a otra.

Bien pensado, las molestias del proceso (bajar el capítulo por bittorrent, descargar el subtítulo correspondiente y enchufar el portátil a la tele) resultan leves si se comparan con los infinitos cortes para publicidad con que aliñan la emisión, la inserción de estos cortes en sitios inapropiados (los capítulos suelen venir con varios sitios para introducir la publicidad sin hacer mucha pupa), la excesiva duración de un sólo capítulo (en el mismo tiempo se pueden ver dos sin ninguna prisa) y, en algunos casos, los malos doblajes.

Además, los argumentos de algunas series están pensados para crear adicción porque su trama no empieza y termina con cada capítulo sino que se alarga durante varios capítulos o, en casos drásticos como Prison Break, temporadas enteras. De momento, la tele pierde y no parece que mejore el panorama.

television, series, tv,

senderos de desprecio

El encanto de los libros de biblioteca está en las manos por las que han pasado. El libro que ahora leo está lleno de quemazones. Largas quemaduras atraviesan las páginas, una tras otra, como serpientes amarillas. Da la sensación de que el tipo ha usado el libro de cenicero. O que no le gustaba, y como venganza iba dejando un sendero de desprecio en la novela. Con los años, he ido extrayendo pequeños tesoros del interior de los libros: billetes de lotería, estampitas de la virgen, la publicidad de una tienda de petardos? Me gusta examinarlos con pulcritud de coleccionista, buscando una fecha, un nombre? pistas sobre sus anteriores poseedores.

Visto en Libro de notas.

libros, citas