El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

32 horas

son las horas que me separan de mis necesarias, trabajadas y ansiadas vacaciones. A partír de las 17.00 del miércoles 7 y hasta el año que viene, estaré desenchufado.

Mis deseos para este periodo son estudiar, volver a la tierrina, devolver mil visitas pendientes, brindar con cava extremeño para celebrar el nuevo año y regresar al tajo jodido, pero contento. Se sabe si las vacaciones han sido buenas porque no recuerdas a qué te dedicabas antes de ellas :).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad