leñazo

Hace casi tres semanas que este sitio no está accesible por culpa de la tostadora. Me explico: una apacible mañana de diciembre, eme y yo nos dispusimos a preparar unas tostadas para el desayuno y la tostadora hizo contacto y bajó los plomos con el triste resultado de cinco particiones desaparecidas y un weblog caido. Más se perdió en Cuba y volvieron cantando, dirá alguien con razón, pero tres semanas son demasiados días para no escribir, para no sacar de paseo a la bestia.

En todo este tiempo han pasado muchas cosas, pero se pueden resumir en dos frases: eme está en su pueblo, pasando frio y compartiéndolo con la familia y yo estoy en el mio recuperando el gusto por los catarros y con problemas en el cuello.

Como las desgracias nunca vienen solas, Murphy ha llenado mi mente, tan ordenada y escrupulosa, de frases como “haz la copia de seguridad de la base de datos mañana porque indo no va a romper esta noche” y luego, como siempre, me equivoco. Empezaré a reintroducir las entradas que quedaron fuera de la última copia de seguridad (más o menos de cuando Naranjito era un ídolo de masas) y, si tengo ganas, los comentarios. Es una lástima porque había algún elemento subversivo que le daba estatus y cierta entidad al weblog y sólo espero que siga dando caña.

Lo dicho, que volveremos a ser quien fuimos, pero hasta entonces, paz, amor y mazapanes.

n1mh.

linux, crash, reboot

Comparte este/a entrada

Una idea sobre “leñazo”

Los comentarios están cerrados.