informatica

42 entradas

instalar Cyanogenmod en un Samsung Galaxy S II (i9100)

No, no tengo un nuevo móvil ni me he deshecho de mi amado Galaxy Nexus. Se trata, simplemente, de un CuñaoWare, una petición de uno de mis cuñados.

Antes de nada, el aviso: no me hago responsable de nada de lo que le ocurra a móviles de terceros. ÿsta es una lista de comandos y tareas que a mí me funcionaron, lo que no significa que hagan lo mismo contigo. Advertido estás. Sigue adelante bajo tu propia responsabilidad.

El manual

Como siempre, sigo las instrucciones de CyanogenMod para el Samsung Galaxy SII (i9100) al pie de la letra. La base de datos de terminales, instrucciones y posibles errores es asombrosa.

El proceso

Es ligeramente diferente a otros móviles que he instalado, de ahí la necesidad de este manual. Además, me he encontrado con problemillas durante el proceso, cosa que no es agradable y que casi siempre son pequeñas tonterías.

Heimdall Suite en Windows 8.1

He probado a ejecutar el comando heimdall desde un Windows 8.1 sin éxito. En ese caso de usar esa configuración hay que instalar la versión 32 bits de Microsoft Visual C++ 2012 redistributables porque si únicamente se instala la de 64 bits dará el siguiente mensaje de error:

The Program can’t start because MSVCR110.dll is missing from your computer. Try reinstalling the program to fix this problem.

Como después de solventar ese error seguía sin poder cargar el driver correcto para ese modelo de móvil, desistí y me pasé a linux.

Heimdall Suite en linux

El núcleo que enlazan en CM ni siquiera existe en el repositorio así que yo descargué la versión 6.43 de Phil touch. Descomprimí el fichero porque, según comentan, heimdall no funciona bien con ficheros comprimidos.

En ese momento el móvil no debe estar conectado al ordenador y se debe entrar en el modo Download, pulsando los botones Volumen abajo + Home + Power simultáneamente. Una vez que estemos dentro del modo, lo conectaremos al ordenador.

Para transferir el nuevo núcleo al móvil debemos ejecutar el comando heimdall con los argumentos correctos. En mi caso, recovery.img es la imagen de Philz touch descomprimido.

sudo heimdall flash --KERNEL recovery.img --no-reboot

¡Ah! Es imprescindible que el argumento --KERNEL esté en MAYÿSCULAS. De no ser así, obtendrás un bonito error:

ERROR: Partition “kernel” does not exist in the specified PIT.

Recovery mode

Iniciamos el teléfono en modo Recovery, pulsando los botones Volumen alto + Home + Power simultánemente y, a continuación, hacemos una copia de seguridad completa ante de salir aceptando la sobreescritura del fichero.

La instalación de la ROM

Personalmente prefiero utilizar ROMs estables pero cada uno es muy libre de elegir aquella que prefiera. Una vez descargada hay que volcar la imagen a la tarjeta SD, arrancar desde Recovery Mode, montar sdcard1 (que es la tarjeta SD, no sé el porqué) e instalamos CM y gapps desde ese mismo punto.

Reiniciamos y esperamos a que inicie tranquilamente porque se toma su tiempo.

NOTA: si vas a instalar las gapps, hay que instalar las correctas, en este caso, las de 20130812. Lo explican aquí.

The End

Ya no hay más. Sólo queda disfrutar de CM corriendo en el móvil, ágil y ligero.

moving

Este blog y algunos otros que están bajo mi cuidado se mudan. Abandonamos el hosting compartido al que llamamos $HOME desde principios de 2005 por un nuevo, flamante y virtual servidor privado (VPS).

Así que, aprovechando la mudanza, he puesto un poco de orden y cambiado algunas cosas que tenía pendientes. Entre ellos, el cambio más significativo es que ya no estamos bajo el directorio /weblog/. Al principio tenía su lógica, debido sobre todo a que en el hosting sólo tenía un directorio y debía crear divisiones para todo lo que quería alojar y, además, en 2004 había weblogs, no blogs, ni bitácoras y tener uno te aupaba al Olimpo de los nerd.

Este pequeño cambio de estilo implica, en la práctica, que hay unas cuantas cosas que actualizar, como los favoritos y el RSS. Para los primeros, sólo la familia directa tendrá que realizar el cambio en el navegador y mucho me temo que lo tendré que hacer en los próximos días.

El tema del RSS es un poco más sencillo (y desatendido). Si utilizabas el de feedburner no deberás tocar nada. Si, por el contrario, utilizabas el del blog, entonces hay que cambiarlo porque le sobra la palabra weblog.

El resto de cosas las iré cambiando poco a poco, sobre la marcha. Así que si hay algún fallo o problema, paciencia.

¡feliz día de la copia de seguridad! (si, va en serio)

hoy es mi primer «Día de la copia de seguridad» trabajando para una empresa del ramo y me he enterado de casualidad. Se ve que en el sector estamos ocupados guardando bytes y no hay mucho tiempo para celebraciones.

Desde que empecé a trastear con cacharros, en los ochenta del siglo pasado, la obsesión por no perder nada ha sido una constante. Con todo el trabajo que llevaba escribir aquellos programas que pintaban conos de diferentes colores y tamaños en la pantalla, ¡como para perderlos! Afortunadamente, los medios han mejorado mucho y ya no tengo que pasar diez minutos escuchando los pitidos que indicaban que la copia en cinta de casete (si, ¡en cinta!) se estaba haciendo y luego esperar que todo hubiese salido bien. Porque, en ocasiones, un bit se torcía y con él todo el programa. ¡Las treinta líneas de código BASIC!

Creo que aún tengo por casa unas cuantas de esas cintas… para el próximo Día Mundial de la Copia de Seguridad las pondré de música de fondo, para ambientar.

dilbert hacker
dilbert hacker

charla en #linuxIO

Hace ya una semana, el pasado 26 de noviembre, estuve con Pablo Bernardo y Borja Sánchez. de DesarrolloWeb, en #linuxIO una charla linuxera.

Para la ocasión preparé una charla sobre «sistemas de ficheros de alta capacidad» que bien podría considerarse una introducción puesto que el tema da para mucho más que la hora de duración que finalmente tuvo.

Trata, principalmente, de las características y opciones que no dan un par de sistemas de ficheros poco conocidos fuera de ciertos ámbitos, como son ZFS y XFS.

Nota: el nombre de la disertación está puesto mal en todas partes pero cuando pude avisarles, ya había corrido como la pólvora.

Nota 2: no he tardado mucho en ponerlo en mi sección favorita del blog, autobombo.

work is no longer a place

«El trabajo ya no es un lugar»

La frase que titula esta entrada la encontré en un artículo de linkedin sobre freelancers y me llamó la atención por un motivo: sintetiza lo que llevo poniendo en práctica dos meses. El cambio de trabajo ha supuesto una serie de alteraciones para las que no estaba del todo preparado.

Para empezar, trabajo desde casa, con un portátil de empresa y una conexión a internet. Así es fácil entender porque asiento cuando leo que el trabajo no es un lugar sino un aparato, un ordenador portátil. El concepto de oficina, como el de mesa o teléfono de trabajo, se diluye rápidamente y me encuentro cómodo sabiendo que únicamente necesito una red wifi a la que conectarme para trabajar. Y el lugar puede ser un despacho, una silla bajo el aire acondicionado o un bar tranquilo y agradable. Tengo que admitir que me he adaptado bien de momento. Veremos cuando lleve más tiempo.

El otro cambio tiene que ver con la gente y creo que es el que más preocupa a eme y a mi madre. Trabajo desde casa, solo, y eso se interpreta como un aislamiento voluntario, como si hubiese tomado la decisión de no volver a establecer una conversación con alguien nunca más. Pues no es así. No estoy sólo, hablo con compañeros, con amigos y no necesito ruido blanco para concentrarme ni incrustarme los auriculares con doble rosca para poder pensar. Salvo por el pequeño (y perturbador) detalle de que una vez puse una canción de Pitbull en spotify, el no tener gente alrededor es un buen cambio. Además, nada más darme la bienvenida a la cofradía del pijama, dabo se ofreció como guía espiritual durante el periodo de adaptación y, en el hipotético caso de que necesite hablar urgentemente con alguien para no enloquecer, le llamaría a él. Mamá, puedes estar tranquila, tengo un plan B.

El último cambio ha sido el menos esperado y el que, todavía hoy, más guerra me da. Desde aquellos fántasticos treinta días de mayo en que tuve que tomar la decisión de continuar o cambiar de empresa, tengo unas bonitas calvas en la barba que hacer pensar a todo el que mira que soy aficionado a jugar con la cuchilla de afeitado. Consiguen, no puedo negarlo, que salga más delgado en los retratos puesto que parece que no tengo de papada.

Escribiendo esta entrada me he dado cuenta de que he trabajado dando vueltas por España, en una oficina pequeña, en una oficina grande y ahora solo desde casa. Me falta eso de compartir un sitio de trabajo entre varios… ¿algún voluntario?