tv

16 entradas

natural selection

My feeling is… if you’re the CEO of a company and you’re dumb enough to leave your login info on a Post-it note on your desk, while the people that you fucking ripped off are physically in your office, it’s not a hack. It’s barely social engineering. It’s more like natural selection.

(la traducción, y todos sus fallos e incorrecciones, es mía)

Mi idea es… si eres el CEO de una empresa y eres suficientemente idiota para dejar tu información de conexión en una nota Post-it sobre tu escritorio mientras las personas a las que estás despellejando están físicamente en tu oficina, no es un hackeo. Es poco más que ingeniería social. Es más una selección natural.

Silicon Valley S02E07

Esta serie, Silicon Valley, nació con el estigma de ser un intento de copia de The Big Bang Theory, aunque no se parecen gran cosa, y ha terminado por gustarme más que TBBT. Se debe, supongo, al hecho de que tiene más cosas en común con el universo friki por el que me muevo que la serie de los físicos.

El detalle de la contraseña en un Post-it es, de largo, una de esas experiencias que has vivido mil veces, como en un eterno bucle de notitas amarillas. El robo de esa información sensible, en ocasiones, también lo es.

la balada de Boyd Crowder

— Hace frío ahí fuera. Puedo sentirlo.
— Sí, yo estaba pensando lo mismo.
— Agradezco la mentira, señor Crowder pero ambos sabemos lo que estaba pensando. Cabos sueltos y todo eso.
— ¿Puedes leerme la mente? Quizá iba a cogerte las llaves y dejarte marchar.
— ¿Para así poder dispararme por la espalda? Va a tener que mirarme a los ojos cuando apriete el gatillo. No, supe desde el instante en que se subió a mi camioneta que iba a tener que mirar el oscuro cañón de su pistola. Que iba a acabar conmigo como la plaga que es usted.
— Bueno, he de admitir que hiciste una labor estupenda, dándome coba de aquel modo.
— No era coba. Pero sí que tengo que admitir que las leyendas de los forajidos no pasan de generación entre las familias de los asesinados.
— Bueno, me importa una mierda la “Balada de Boyd Crowder”. Ya estaré muerto y desaparecido para cuando se cante esa tonada.
— ¿Un chico que respondía al nombre de Hut McKean significa algo para usted?
— Déjame adivinar. Lo maté, mis hombres le mataron, mi droga le mató o mi padre le mató. Lo siguiente que va a salir por tu boca va a ser, ¿cómo consigue dormir por las noches, Boyd Crowder? Bueno, ¿sabes cómo? Porque yo sé quién soy. ¿Y tú? Eres un esclavo, un desarraigado que ni siquiera lo sabe. Conduces tu camioneta de mierda hacia tu casa de mierda, vives una vida de mierda. ¿Te crees mejor que yo porque cumples las normas? ¿Las normas de quién? Mi vida me pertenece.
— No ha oído ni una palabra de lo que he dicho.
— Me importa una mierda lo que digas. Soy un fuera de la ley.

llegar a lo más alto

El acoso escolar es una parte vital de cada ecosistema. Enseña resistencia a los niños. El mundo es un lugar duro. El acoso escolar es como vacunarse. Es una vacuna. Y tú, mierdecilla, tienes que aprender a estar alejado de la gente como mi hijo. Eso es lo que uno aprende cuando un acosador te pega un puñetazo. ¿Cómo créeis que Steve Jobs salió tan bien? Acosadores escolares.

Y yo garantizo que este, Junior, conseguirá a las tías más buenas cuando tenga treinta porque hoy lo han acosado en el colegio. ¿Quieres que tu hijo llegue lo más alto? Mi hijo estará recogiendo basura en la carretera con un mono naranja en diez años. Tu hijo estará en la escuela de medicina curando el cáncer y follando.

De nada.

(Frank Gallagher, Shameless S04E08, Hope Springs Paternal)

Reconozco que Shameless, la versión yanki de la serie inglesa, me tiene completamente subyugado. Y todavía no entiendo los motivos. Dejé de ver la versión inglesa porque era una sucesión de dramas que me hacían difícil conciliar el sueño y, sin saber muy bien porqué, un día comencé a ver en la tele la otra versión, la yanki. Y ya no pude parar.

Los yankis son hiperbólicos y eso, siendo la secuela de una serie muy dramática, con toneladas de humor negro y mucha incorrección, es mucho decir. Y quizá por eso engancha, porque no tiene dobles sentidos ni tramas ocultas. Todo sucede rápido, a la vista y, normalmente, discurre por la peor de las opciones posibles.

Y así estoy, lunes tras lunes zambulléndome en los peores ambientes de un Detroit arrasado, en busca de mi dosis semanal de crudeza.

resultarle familiar

–Mira a toda esta gente bailando con mi música.
–¿Quieres bailar?
–No creo que debamos.
–Desde luego parece que tú quieres bailar.
–¿Tú y yo en el centro de la ciudad? ¿Tú con esa mirada en la cara?
–¿Qué mirada, nena?
–Dios, eres irresistible.
–¿Sabes lo que una mujer me dijo una vez? Me gusta ser mala e irme a casa y ser buena.
–Seguro que te dejó saciado.
–Fue un desastre.
–Y disfrutaste cada minuto. ¡Dios, echo eso en falta!
–Bueno, hay un caballero a las 7:30 que tiene pinta de querer bailar.
–¿Quién crees que es? ¿Publicidad? ¿Seguros? ¿Abogado? ¿Y quién crees que le estará esperando en casa? Apuesto a que no es fea. El único pecado que ha cometido es resultarle familiar.
–¿Entonces piensas que él tiene la culpa?
–¿Porque ella no sabe darle lo que quiere?
–Porque él no sabe lo que quiere, qué le falta.
–Lo sabe. Es simplemente su forma de ser.
–Y tal vez es simplemente la forma de ser de ella.
–Me voy a ir.

Mad Men — S05E10 — Christmas Waltz

Nota: no quiero estropearle a nadie una de esas series que dejan cicatrices, así que, lo digo bien claro,

¡ATENCIÿN, ESPOILERS!

Son diálogos como este, al abrigo de un bar, una jukebox y varias copas de alcohol, lo que hacen grandes series como Mad Men. Y es que, con la excusa de bailar, Don Draper y Joan Harris hablan de sus vidas amorosas sin dar detalles pero sin ocultar demasiadas cosas y, sobre todo, sin dejar de envolverse por el aura del otro.

En esa afirmación, el único pecado que ha cometido es resultarle familiar, rotunda, seca, brutal, Joan le cuenta más cosas sobre su matrimonio que en resto de temporadas. Porque, al final, todo se convirtió en rutina, todo fue demasiado familiar.

¡Yo quiero escribir diálogos así! Tan difícil no puede ser…