¡a rascarla!

Mañana, aprovechando que eme está en Sevilla haciendo el cursillo de La Caixa, me tomo unas bien merecidas vacaciones y me voy a pasar el resto de la semana con ella.

Dos días laborables no son mucho, pero me vendrán bien para separarme de tanto ordenador, tanta impresora rebelde y obstinada y tantas prisas. Incluso me he propuesto dejar el portatil en Mérida, en un intento de pasar de todo y aparcar el trabajo. Así que me calzaré unas bermudas, unas chanclas y una camiseta holgada y me iré a hacer el hooligan por las calles del barrio de Santa Cruz, a brindar con fino y a sudarlo después, a oler el azahar y a intentar no salir de la piscina del hotel. Seis meses por aquí ya me están pasando factura, ¡pardiéz! Empiezo a necesitar verde, frio y sábanas en agosto.

vacaciones, sevilla, relax

Comparte este/a entrada

4 ideas sobre “¡a rascarla!”

Los comentarios están cerrados.