cinismo

Hace días que no estoy alegre, más bien todo lo contrario y, supongo que por eso, escribo poco. No soy amigo de cinismos ni tonterías y si no tengo ganas de nada, si mi trabajo se torna monótono y los días son fotocopias unos de otros que van perdiendo color, opto por quedarme quieto y callado, por no fingir que soy lo que no quiero ser y por meterme un rato en mi caparazón, tranquilo, dejando vivir.

En días así suelo refugiarme en los libros, las web que tengo pendientes y los quehaceres diarios, esos que no le gustan a nadie y nadie es capaz de librarse de ellos. Y sí, ayuda, alivia y, de manera imperceptible, acorta los días de manera vertiginosa.

Es definitivo, tengo que buscarme algún vicio creativo, que me devuelva un poco de pasión y de ganas, de confianza y mala leche, que me obligue a robarle horas al sueño.

saliva, cinismo, mala leche

Comparte este/a entrada

5 ideas sobre “cinismo”

Los comentarios están cerrados.