El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

cinismo

Hace días que no estoy alegre, más bien todo lo contrario y, supongo que por eso, escribo poco. No soy amigo de cinismos ni tonterías y si no tengo ganas de nada, si mi trabajo se torna monótono y los días son fotocopias unos de otros que van perdiendo color, opto por quedarme quieto y callado, por no fingir que soy lo que no quiero ser y por meterme un rato en mi caparazón, tranquilo, dejando vivir.

En días así suelo refugiarme en los libros, las web que tengo pendientes y los quehaceres diarios, esos que no le gustan a nadie y nadie es capaz de librarse de ellos. Y sí, ayuda, alivia y, de manera imperceptible, acorta los días de manera vertiginosa.

Es definitivo, tengo que buscarme algún vicio creativo, que me devuelva un poco de pasión y de ganas, de confianza y mala leche, que me obligue a robarle horas al sueño.

saliva, cinismo, mala leche

5 ideas sobre “cinismo”

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad