El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

contraseñas

dilbert

Esta es una lucha casi diaria para la gente que administramos sistemas. Para la gente, los usuarios, las contraseñas son un coñazo dificilmente soportable y se empeñan en poner todas las pegas que pueden, comprometiendo el sistema, si es preciso. En un servidor (de lo que sea) normalmente configurado y securizado, el punto más débil siempre son las contraseñas y muchos usuarios no entienden que memorizar una ristra de ocho números y letras puede ser beneficioso e incluso necesario. Cada vez más se depende de lo que se almacena en los equipos y esa información es, en demasiadas ocasiones, altamente confidencial. ¡Qué menos que poner una contraseña a la altura de las circunstacias!

Lo que me extraña es que el jefe de Dilbert no haga mención a los post-it pegados a la pantalla… un clásico.

Más grande aquí. Vía: Dilbert.