asturias y el clima

¿Por qué los hombres del tiempo no aciertan con Asturias? es el inicio de un interesante artículo en La Nueva España que cuenta la influencia que la mar y las montañas tienen sobre el clima en el Principado.

Así, cuando tenga que explicar el hecho de que puede llover a mares (hasta de lado) y hacer sol dos kilómetros más allá, ya tengo datos más o menos ciéntificos.

que hacen que Ibias sea el municipio más soleado, que Tapia sea el concejo en el que menos llueve, que el récord de aguaceros se los lleve Restaño (Amieva) y que en zonas como Llanera se dé una inversión térmica de superficie que provoca su famosa neblina británica.

Via: La Nueva España.

¡Ah! Unos pequeños apuntes para la gente encargada de la web de La Nueva España: encontrarse al final de la página el texto Pasa a la página siguiente lo encuentro tremendamente discriminatorio y chapucero. No es de recibo que las segundas páginas de los artículos no estén disponibles o, peor todavía, me remitan a una supuesta página siguiente de un diario que no tengo. Quiere la casualidad que todos los artículos del título mundial de Fernando Alonso no contaban con este bonito texto. El encargado del copia-pega hizo un trabajo concienzudo y pulcro.

También se merece una mención aparte las imágenes que emplean, tanto por su ausencia de calidad como por el tamaño de las mismas. Parecen escaneadas de la portada de algún periódico rival (por la granulación, la falta de definición y el tamaño) y puestas de cualquier forma en la portada de la web. El botón de Ampliar imagen cumple una labor puramente ornamental.

Y ya por último, aunque no menos incómodo, es la manía de referenciar todos los enlaces mediante javascript. Me imagino (mi experiencia vale para algo) que es para evitar que los robots de google news y de otros los capturen e indexen y forzar así a que visiten el diario en Internet y aumenten las visitas y el dinero proveniente de la publicidad.

Todo eso es muy bonito y tiene hasta un punto de lógica, pero tiene fallos. El primero es que a los robots y a la gente que enlazamos noticias no nos detienen esos truquitos, sólo nos molestan levemente. La segunda es que la gente que quiere visitar el diario, gente como yo, lo visita sin problemas y muestra un alto grado de fidelidad, gran preocupación de los encargados de márqueting, que no va a desaparecer. Y la tercera es que, una vez en la página del diario, el javascript molesta y le resta funcionalidad a la página (yo mismo, sin ir muy lejos, acostumbro a abrir cada noticia en una pestaña y luego leerlas tranquilamente), lo que si repercute en la fidelización y un posible abandono.

Cada vez me dan más ganas de pasarme a El Comercio, aunque tienen el mismo problema con las imágenes.

Comparte este/a entrada