el corazón helado

El título de la última novela de Almudena Grandes describe perfectamente el estado anímico en que me encontraba al terminarla. Completamente congelado, tratando de calmar la respiración después de leer el último capítulo a una velocidad endemoniada, pasando las páginas sin apenas tener tiempo a asimilarlas, sin respirar para no interrumpir, para no molestar. Y es que hacía bastante tiempo que una novela no me enganchaba de esa manera, de una forma tan brutal y adictiva que había conseguido cambiar mi sano hábito de acompañar las comidas con alguna serie americana, por la lectura atragantada del libro mientras trataba de engullir algo al mismo tiempo.

La novela es larga, casi mil páginas, pero está bien escrita, con el ritmo perfectamente marcado y ciertas pausas que únicamente invitan a no parar, a continuar leyendo un poco más. Cuenta la vida de un par de familias desde los albores del siglo XIX hasta el año pasado, el 2006, por lo que la longitud queda, en cierta forma, justificada. Así mismo y aunque los personajes principales son dos, se cuenta la vida de bisabuelos, abuelos, tíos, padres, etcétera y, llegó un momento, en que me recordó a La Colmena, de perdido que estaba.

Aún y así, con todos estos inconvenientes, merece la pena. Soy un lector incondicional de Almudena Grandes desde Malena y éste es el libro que más se parece a aquel, tanto por la historia que cuenta, como por la forma en que lo hace, metiendo todo el argumento en un tremendo flash-back de más de cien años.

Realmente muy recomendable.

almudena grandes, el corazon helado, libros

Comparte este/a entrada

4 ideas sobre “el corazón helado”

Los comentarios están cerrados.