el juego de Ender

Dos noches atrás vi un anuncio en la televisión sobre una película y el título me sonaba de algo. Resulta que me habían recomendado «El juego de Ender» varias veces y lo había visto en casi cualquier lista de los últimos treinta años pero, como no soy muy amigo de la ciencia ficción, nunca antes me había planteado leerlo. Ser un lector voraz con gustos muy concretos tiene estas cosas.

Como el espectáculo en la televisión empezaba a ser bochornoso, me bajé el libro y comencé a leerlo sobre la marcha, desde el móvil. Tengo que reconocer que no me enganchaba tanto y tan rápido con un libro desde hacía años. Finalmente lo he terminado hoy, justo antes de entrar a trabajar. Apenas si ha durado dos días.

Más que destacar algo concreto de un libro completo, me gustaría acentuar el periodo en que se escribió, a finales de los setenta y los primeros ochenta porque, entre otras muchas cosas, habla de la cultura del miedo como anestésico de sociedades y que, lamentablemente se han empeñado en poner en práctica últimamente. Tener el libro aún en la memoria, vívido, hace que me resulte complicado elegir una parte o incluso un capítulo sobre el resto. He tenido que volver a los ochenta para leer un libro como los de la infancia, de esos que te arrastran colina abajo y te llevan donde quieren.

Por supuesto, tengo la tableta y el móvil bien pertrechados con el resto de libros y cuentos de Orson Scott Card y he dejado atrás esa estúpida creencia de que la ciencia ficción no puede entretenerme.

Nota: no es por ser puñetero pero se lo recomendaría al señor Dan Brown, para que tome notas y lo que es un final de verdad.

Comparte este/a entrada

6 ideas sobre “el juego de Ender”

Los comentarios están cerrados.