El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

¡focus pocus!

eme se ha comprado un coche, un Ford Focus, aficionado al diesel (regla número uno: el diesel es asqueroso, pringoso, apesta y no hay forma de limpiarlo del todo), de color verde oscuro, con aa, abs, ee y un montón de siglas más.

La recogida del coche fue un tanto accidentada, con una radio/CD que no funcionaba. El aparato no quería tragarse el CD e insistía en poner, una y otra vez, los 40 principales, la obra magna del fenómeno fan(ático/a). Después de veinte minutos al volante, eme ya tenía la suficiente soltura y confianza como para arriesgarse con Badajoz City. Finalmente, lo mejor fue la vuelta a casa, con más de media hora de autopista sin complicaciones ni tráfico.

En breve, las fotos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad