El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

por cincuenta míseros euros

Esta mañana acudí al juzgado de Mérida a cerrar el caso contra Agustín Tarazona por el timo del concierto de Joaquín Sabina. La citación del juzgado, tan seria, tan oficial e ininteligible para cualquier lego en el lenguaje de la magistratura, era para recuperar el dinero de las dos entradas que compré en su día. Cincuenta euros que a mí me saben a derrota y que, imagino, a este señor le sabrán a prueba superada, a premio, a dinero fácil.

Por si acaso, ya los he cobrado e ingresado en el banco, por si los talones sin fondos reaparecen. Pero en breve, mañána mismo, los invertiré en otras entradas de otro concierto de Sabina, ésta vez en Badajoz y con la confirmación del artista.

Actualización (15/04/2010 10:00)

Parece ser que “el artista” no sabe estarse quieto: La Fiscalía de Cádiz pide 4 años para Tarazona por el caso de la montaña rusa (Diario HOY). ¿Para qué parar si puedes hacerte pasar por un concejal? ¿Cuantas condenas son necesarias para que enchironen y te bajen los humos?

3 ideas sobre “por cincuenta míseros euros”

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad