El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

Ratzinger Z

No eran las siete de la tarde cuando se abrieron las puertas y salió, tras escuchar su nombre. Vestía de blanco, grana y oro y no, no era la plaza de Las Ventas. Era el balcón principal del Vaticano.

Hechando un vistazo a la biografía del nuevo Papa, uno tiembla al ver su afiliación a las juventudes hitlerianas, su denominación de el cardenal del NO y su cargo (ganado a pulso) de nuevo Torquemada.

Alea jacta est.

ratzinger Z

2 ideas sobre “Ratzinger Z”

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad