examenes

4 entradas

it’s over

Se acabó, al fin. Al menos hasta setiembre, si no dicen lo contrario las notas el próximo día 21. Porque he terminado con los exámenes de inglés y, contra pronóstico, sigo vivo.

Si paso los exámenes, termino el último curso de la Escuela Oficial de Idiomas. Perfecto. ¿Y luego qué? Tendré un bonito papel que colgar en la pared pero, ¿de qué sirve si no puedes practicar el idioma? Hablando con una compañera, decía que por cincuenta euros al año, merece la pena matricularse aunque sólo se vaya a hablar. Y tiene razón. Si te preparas algún otro título oficial, lo haces sólo o en una academia que te cobran setenta euros al mes. ¡Hay que joderse! Más de diez años en la EOI y ahora no la quiero dejar.

Quien sabe… a lo mejor hice mal algunos ejercicios adrede, sabiendo lo que se avecinaba. 😛

finished!

Ayer hice el examen oral de inglés, en la Escuela de Idiomas, con lo que termino con mis obligaciones académicas hasta setiembre. No creo que pase limpio, alguna me quedará como siempre pero he salido medio convencido de que, algún día, podré aprobar y terminar el ciclo.

El misterio se resolverá el lunes 22, a las seis de la tarde, cuando cuelguen del tablón de anuncios las notas. ¿Hay porra? 😀

it’s over

Este ha sido, sin duda, el peor año que he pasado en la Escuela Oficial de Idiomas de Mérida. Y lo ha sido por tres motivos: el ritmo que, desde el primer día, imprimió la profesora al temario, que siempre encontré demasiado alto; la gran cantidad de clases a las que no fui por irme de juerga a Austria; y el que los compañeros de clase fuesen gente mayor, que había pasado tiempo en paises anglófonos y sólo iban a clase a sacarse el título y hablar rápido.

Por eso, esta semana acudí a los exámenes con cierto excepticismo y completamente liberado de cualquier presión, con la vista en setiembre más que en junio. Poco estudio (negarlo sería de necios) y mucha confianza en mi curso avanzado de inglés y cerveza en Austria, me hicieron olvidar muchas cosas y relajarme en exceso. Y, quizá por eso, al terminar esta tarde el examen oral (de inglés, no ingles), la profesora me dijo que había aprobado todo, que había pasado cuarto. Suelo ser calmado pero me puse tan nervioso que no pude decir nada coherente, sólo tonterías, mientras daba botes.

Así que se acabó, se terminó el cuarto curso de inglés y en setiembre me espera quinto, el último escalón de esta escalera que subo, de momento, porque quiero y sin prisas. Aprender por el simple placer de aprender. De locos.

escuela oficial de idiomas, merida, eoi, ingles, cuarto, fourth degree, english, examenes, exams

lesson one

Acabo de regresar del primer examen final de este año, inglés esta vez y el menú de hoy consistía en un listening (un tocata, un vinilo, un guiri contándote su vida y unas preguntas para saber si lo entiendes) y un par de readings (unos textos extraidos de revistas viejas y ñoñas y una batería de preguntas acerca de lo que cuentan).

No recordaba estar tan concentrado y tenso durante tanto tiempo seguido desde la universidad y, sinceramente, espero que los resultados sean completamente opuestos. La perspectiva de un tercer año cursando inglés con el mismo profesor (me he acostumbrado a su franja horaria) no es del todo halagüeña. Pero si toca, toca…

Y ahora, como antaño, a afilar el hacha que mañana hay otros dos, un writing de unas quinientas palabras (las típicas redacciones de después del verano – este verano ha sido chupi. he ido al mar…) y un test sobre un libro de lectura obligatoria, Nicholas Nickleby. Aunque más que libro es un recorte tras otro a la novela homónima de Charles Dickens, con todo su trasfondo social, sus niños pobres y sus adultos crueles e idiotas. Por ello no es excesivamente complicado de leer (yo lo hice en la azotea de un hotel de Sevilla, junto a la piscina), a pesar de tener más personajes que la guía telefónica. Todavía no me creo que hayan hecho una película basada en el libro aunque, claro está, me da demasiado miedo como para atreverme a verla.

Con todo, estoy contento. Creo que los de hoy son parte de la historia…

examenes, escuela oficial de idiomas, merida, 2006, ingles, nicholas nickleby