wishlist

3 entradas

lista de deseos para el 2007

Un clásico del último día del año o, por lo menos, el último día que cuento con conexión a internet, las listas de cosas por hacer, las listas de deseos o wishlists. Ya puestos, voy a poner las dos anteriores, para comparar.

La lista para el 2007

  • perderme diariamente en mi cuello favorito.
  • olvidar. La hipoteca, las dudas, algún que otro miedo, alguna actitud, un par de fobias, a quien no me importa…
  • recordar. A la gente que me importa.
  • volver a Londres, pero esta vez con eme. ÿste sí es un clásico de estas fiestas y no el turrón duro.
  • aprender algún lenguaje de programación que me sea útil (p.e. Perl). Un clásico que nunca debe faltar en mi lista de año nuevo.
  • renovar mi perfil laboral, aprender día a día y evolucionar. Ya se sabe, renovarse o morir…
  • sonreir más y reir a carcajadas, por lo menos, una vez al día.
  • álgebra. No sé porque, sólo sé que sigue siendo una obsesión, una necesidad así que ocupa el último lugar, pero está en la lista.

La lista para el 2006 (las tachaduras son nuevas).

  • despertarme reflejado en unos brillantes ojos verdes. Mientras eme y la hipoteca quieran…
  • aprobar tercero de inglés (de una puñetera vez)
  • aprobar álgebra en la UNED (y me corono). ¡Ejem! En ello estoy… paciencia.
  • aprender algún lenguaje de programación que me sea útil (p.e. Perl). Este es un deseo a largo plazo :D.
  • seguir sonriendo y recitando la media docena de refranes que consiguen devolverme cierta fe en parte del género humano. Incluso he aprendido alguno nuevo…
  • sacar el carné de moto y comprar una de seiscientos centímetros cúbicos. Sigue soñando…
  • disfrutar trabajando. Vale, este era un deseo sin mucha fuerza, sabía que no iba a cumplir, pero con el año nuevo ¿quien no sueña un poco? Básicamente, me aburro.
  • hacer más deporte, más montaña, más natación y más fútbol.
  • vivir un poco más la vida y no pensar en cómo me gustaría vivirla
  • ser más amigo de mis amigos. Creo que sí, que ahí estoy todavía, lejos pero firme como un roble.

La lista para el 2005

  • volver a Londres, pero esta vez con eme. Sigue siendo la primera de la lista y no sin motivo. ¿Cúando? Ni idea, no tengo prisa. Como si tiene que encabezar las próximas diez listas…
  • comer sushi
  • leer Guerra y paz, de Tolstoi, que languidece en la estantería.
  • aprender algún lenguaje de programación serio (perl, python) y dejar de lado al bash.
  • sonreir más
  • squash, tenis, fútbol, lo que sea, pero que sea deporte
  • hacer funcionar la palm con linux, mediante infrarrojos.

listas, lista de pendientes, lista de deseos, wishlist

balance

Otro año más que llega a su fin y otra lista de cosas por hacer a la que enfrentarse. Si me fijo en la lista que elaboré a principios de este año, veo que practicamente ha sido cumplida para mi satisfacción y sorpresa. Por ello, porque parece que sirven y cumplen una función social, más abajo, mis previsiones para el año que empieza.

  • volver a Londres, pero esta vez con eme. Sigue siendo la primera de la lista y no sin motivo. ¿Cúando? Ni idea, no tengo prisa. Como si tiene que encabezar las próximas diez listas…
  • comer sushi
  • leer Guerra y paz, de Tolstoi, que languidece en la estantería — Este año cae. Ya lo comencé a leer y avancé rápido, pero sus dos volúmenes siguen tratándome de usted, estableciendo una distancia que, de momento, resulta insalvable.
  • aprender algún lenguaje de programación serio (perl, python) y dejar de lado al bash. ¡¡Y un cuerno!! Quizá lo haga para ampliar mis conocimientos en programación, que son bastante escasos (aunque apañados), pero no creo que abandone al bash, es demasiado fuerte, me atrae, tiene algo, un no-sé-que que hace que no me plantee nuevos retos.
  • sonreir más
  • squash, tenis, fútbol, lo que sea, pero que sea deporte
  • hacer funcionar la palm con linux, mediante infrarrojos. Ahora toca Nokia 6600 con bluetooth, evolution y webdav (calendario, agenda, etc…).

La nueva lista sería algo así:

  • despertarme reflejado en unos brillantes ojos verdes
  • aprobar tercero de inglés (de una puñetera vez)
  • aprobar álgebra en la UNED (y me corono)
  • aprender algún lenguaje de programación que me sea útil (p.e. Perl)
  • seguir sonriendo y recitando la media docena de refranes que consiguen devolverme cierta fe en parte del género humano
  • sacar el carné de moto y comprar una de seiscientos centímetros cúbicos
  • disfrutar trabajando
  • hacer más deporte, más montaña, más natación y más fútbol
  • vivir un poco más la vida y no pensar en cómo me gustaría vivirla
  • ser más amigo de mis amigos

wishlist

Lista de pendientes

No me gustan las listas de año nuevo, esas en las que uno (o una) escribe y pormenoriza todo aquello que quiere realizar durante el año que comienza. Básicamente no me gustan porque se circunscriben a un sólo año (al siguiente haces otra, con diferentes palabras, pero las mismas intenciones) y porque son muy pocas las cosas que realmente se llegan a hacer. Estas listas incluyen cosas como dejar de fumar, ser mejor persona y leer más libros, acciones que están condenadas a la ignominia según nace el año.

Yo, como friki que soy, prefiero las listas de pendientes (TODO, en inglés), listas de cosas por hacer que forzosamente tienes que solucionar, que suelen (o suelo) llevar a cabo y, sobre todo, que no caducan con el tiempo. Mi lista es muy amplia y abarca varios temas, trabajo, viajes y, como no, eme.

Aquí va un extracto:

  • volver a Londres, pero esta vez con eme.
  • comer sushi.
  • leer Guerra y paz, de Tolstoi, que languidece en la estantería.
  • aprender algún lenguaje de programación serio (perl, python) y dejar de lado al bash.
  • sonreir más.
  • squash, tenis, fútbol, lo que sea, pero que sea deporte.
  • hacer funcionar la palm con linux, mediante infrarrojos.