this boots were made for walking

20081109 - Almorchon - 42

Fueron compañeras de aventuras desde hace diez u once años, cuando zazu me las regaló un cumpleaños. Desde entonces, eran raras las ocasiones en que llevaba otro calzado e, incluso, las traje a Badajoz el verano más caluroso de los últimos treinta años. Hace dos años, durante una nevada tremenda en el pueblo de eme, me dí cuenta que tenían un agujero en cada suela y por eso terminaron en el armario.

Este fin de semana, por error, las volví a llevar al pueblo y dimos juntos su último paseo por un antiguo taller de trenes de RENFE. Nada más empezar a caminar noté como si, más que unas botas, llevase unos calcetines gordos y es que las suelas se estaban desintegrando. Al terminar el paseo, con una pequeña ceremonia, nos despedimos y se quedaron definitivamente allí.

Comparte este/a entrada

2 ideas sobre “this boots were made for walking”

Los comentarios están cerrados.