¡todo parece tan ilimitado!

Como no sabemos cuando vamos a morir, llegamos a creer que la vida es un pozo inagotable. Sin embargo, todo sucede un cierto número de veces y no demasiadas. ¿En cuantas ocasiones te vendrá a la memoria aquella tarde de tu infancia? Una tarde que ha marcado el resto de tu existencia. Una tarde tan importante que ni siquiera puedes concebir tu vida sin ella. Quizás 3 ó 4 veces, quizás ni siquiera eso y ¿cuantas veces más contemplarás la luna llena? Quizás 20. Y sin embargo, ¡todo parece tan ilimitado!


De la película (y el libro homónimo de Paul Bowles) El cielo protector.

Comparte este/a entrada