El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

veintiún días… sin coche

Hemos pasado el fin de semana en Gijón, recuperando el coche y yendo a por algunos tupper de mamá. Por fortuna, nos han dejado el coche impecable, casi nuevo en toda la parte posterior, a fuerza de cambiarle hasta las pegatinas.

Nos hemos pasado, en total, veintiún días sin coche pero también, y en esto sí que nos parecemos al programa de la tele, veintiún días en el mundo del porno, porque el seguro no ha dejado de darnos por culo; veintiún días viviendo como ricos, yendo en taxi a todas partes; y veintiún días como unos beatos, mirando al cielo cada diez minutos, no sea que nos llueva en la moto.

Ahora ya podemos, ¡por fin!, dejar la moto en el garaje los días de lluvia. Eso sí, la costumbre de doblar cada esquina buscando sevillanos desbocados saltándose señales voy a tardar un tiempo en erradicarla.

2 ideas sobre “veintiún días… sin coche”

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad