11001000

¡Este es el post número 200 en la categoría de paranoias!

El número cien se me escurrió de las manos sin darme cuenta, pero éste no lo perdono. Hace más de un año, cuando comencé a garabatear tonterías en blogger, me decía a mi mismo que era una terapia, un alivio temporal para las neuras y los problemas mentales que acarrea mi profesión :), pero hoy puedo decir que me gusta escribir y que no es una forma de alivio sino una manera de explicarme a mí mismo. Cuando estábamos estudiando en la universidad, nos sentábamos doce personas en una mesa y nos explicábamos las lecciones y los problemas (jodidos condensadores), los unos a los otros. Curiosamente yo era uno de los que mejor me explicaba y el que más suspensos coleccionaba. De aquellos días viene, en parte, estos doscientos mensajes. Espero que este ejercicio de memoria y letras me evite más suspensos.

¡Ah! sé que hay gente al otro lado, al final de la línea y, aunque no escribo para nadie más que para mí, me gustaría dar las gracias por la paciencia y los comentarios que son, sin lugar a dudas, lo mejor del sueño del mono loco.

Comparte este/a entrada

2 ideas sobre “11001000”

Los comentarios están cerrados.