El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

aviso para los turistas

el video tiene un par de horas, no más y estamos a mediados de julio. Y sí, vale que el termómetro está al sol y que tiene que estar más recalentado que la colilla de Clint Eastwood en aquellos western memorables pero, un estudio independiente y de coña, hecho por n1mh Inc. dice que ese termómetro tiene una variación de tres o cuatro grados de temperatura, con respecto al más cercano a la sombra. ¿A que 43 grados tampoco hacen gracia?

Señores visitantes de Mérida:

las tiendas, los chiringuitos y, en general, cualquier ser vivo no adaptado al medio que viva en Mérida y provincia, como algunos seres humanos, se esconden del calor en el lugar más profundo e ignoto de sus casas, hasta las seis de la tarde. Algunos afortunados lo hacen, directamente, bajo el aparato de aire acondicionado, también conocido como el-chisme-que-da-y-quita-vida. Las visitas a los monumentos, aunque apetecibles, son poco recomendables, incluso con protección solar total. Si, además, usted trata de sacar alguna fotografía, ha de saber que la luz a estas horas es como un cuchillo, dura, afilada y parte por la mitad cualquier buen encuadre.

Es mejor refugiarse de la flama (si, yo tampoco conocía el término) y esperar a que escampe.

Advertidos quedan.

8 ideas sobre “aviso para los turistas”

Los comentarios están cerrados.