desde el fondo del pozo

Bienaventurados los que están en el fondo del pozo porque de ahí en adelante sólo cabe ir mejorando.

Bienaventurados — Joan Manuel Serrat.

Estas últimas vacaciones han confirmado algo que ya sabía pero que había olvidado: mi familia es un clan, un bloque compacto que dejaría a los Corleone boquiabiertos. Puede que la piel de uno se resquebraje con las hostias pero, la de veinte que se turnan para encajar los golpes es más resistente. El nuevo año empezó mal, las cosas como son pero, siempre se puede mirar un poco más allá de lo que abarca la vista y esperar que sólo sea un tropezón. Porque, al final, será un traspiés, un recuerdo amargo del día que recibimos nuestra ración de golpes, con gusto.

Comparte este/a entrada

2 ideas sobre “desde el fondo del pozo”

Los comentarios están cerrados.