entrégale tu dinero al banco

Dicho de otra manera: lo bueno de domiciliar la nómina para un joven de veintipocos años, o para una pareja de esa edad que decida plantearse una vida en común, no reside en que así puede uno amueblar la casa, comprar un coche para el trabajo ?el folleto habla de «coche nuevo», no de uno a secas? o adquirir lo necesario para encarar la perra vida. Niet. Lo verdaderamente bonito del invento es que, entregándole la nómina a un banco, puedes entramparte como un gilipollas para los próximos diez años de tu existencia, a fin de comprarte una moto o irte a beber piña colada las próximas navidades al Caribe, como Leonardo di Caprio. Guau.

La historia continúa en la última columna de Arturo Pérez-Reverte, entrámpate, tio.

arturo perez-reverte, columna, bancos, citas

Comparte este/a entrada