sensación de felicidad

Mi chica y yo nos casamos sin otro respaldo que un empleo cuya retribución nos alcanzaba apenas para ahorrarnos el estúpido esfuerzo de llevar las deudas al banco. No nos importó vivir de alquiler en un piso en el que del sol sólo entraban mi mujer, la penumbra y las moscas. ÿramos felices. Nos conformábamos con la sensación de familia que da tener un abrazo a mano y un poco de agua al fuego. Mi chica tenía un cuerpo que planchaba como banderas sus vestidos y yo aspiraba entonces a escribir una novela en la que no hubiese una sola página cuyo olor no recordase inequívocamente su pelo, su aliento y su ropa. Juraría que fue en sus ojos donde aprendieron a llorar con sinceridad los míos.

José Luis Alvite. Comida amarilla (I).

citas, jose luis alvite

Comparte este/a entrada

2 ideas sobre “sensación de felicidad”

Los comentarios están cerrados.