nacimiento

3 entradas

Sol a medianoche

De todos los días de infame recuerdo (infausto me parece poco), el once de setiembre es el más famoso desde 2001. Nadie ha olvidado dónde estaba, qué hacía y que sintió en aquellas horas en que la CNN repetía constantemente imágenes de un avión estrellándose contra el World Trade Center.

Hoy, once de setiembre, nueve años después, el mismo fernando con quien me pasé aquella tarde extraña, se ha convertido en papá y ha cambiado la etiqueta que iba pegada, inexorablemente, a este día. Sol, su hija, nos ha dado otro motivo para recordar una fecha tan trágica con una sonrisa y el padre, orgulloso, nos lo hizo saber con un bonito mensaje:

Hoy, como hecho excepcional ha salido el Sol a las dos y media de la noche.

¡Enhorabuena papás!

Nestorín

Mañana viernes, tres minutos antes de las tres de la tarde, eme, cris y yo estaremos en nuestras marcas, preparados para hacer un largo sprint hasta la tierrina. Será ésta una visita diferente a todas las anteriores por dos motivos: le llevamos a unos futuros papás un montón de fungibles y cris viene a conocer ese lugar del que tanto hablo.

Creo que no lo he dicho: voy a ser tío. El futuro papá será el hermanín (curiosa dualidad) y los fungibles son un montón de artículos destinados a terminar cubiertos de mierda en poco más de un mes. Literalmente.

En cuanto a cris, nos la llevamos de paseo para que no piense demasiado, para que conozca Asturias (¡ya te toca, moza!) y darle todos los mimos que necesita. Gabino, que sepas que en ausencia del macho alfa, el macho omega se pone las botas. 😉

sin palabras

Imaginemos la habitación de un hospital, uno cualquiera, uno de esos encargados con el fin de la tristeza, enmarcados en gris.
Un hombre joven que se sabe muerto alterna las horas en las que no dormita entre el ejercicio de la mirada a través de la ventana y el dolor.
A escasos metros de allí , en el edificio donde se suelen repartir las alegrías, hace unas horas que nació un bebé, uno precioso, un bebé hermoso de cuatro kilos, la piel rosada y la cabeza llena de pelo, uno de esos pocos a salvo de los comentarios de marujas malcaradas.

El sentido vero, en foto36.