El sueño del mono loco Saliva, cinismo, locura, deseo…

cuando canta la gorda…

Según Groucho Marx, la ópera no acaba hasta que no canta la gorda. Pues bien, la gorda ha cantado esta mañana en Mérida y eme y yo somos los orgullosos propietarios de una hipoteca a treinta años.

He puesto esta entrada en la categoría de humor por la cara que se me quedó al escuchar al señor notario decir que no sabremos lo que es tener un piso hasta el año dos mil treinta y seis. ¡Dos mil treinta y seis! Sigo prefiriendo el término treinta años, es menos agresivo.

vivienda, piso, burbuja, inmobiliaria, bancos, hipotecas

4 ideas sobre “cuando canta la gorda…”

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad