de la mano

Incluso cuando el trabajo y la intemperie las ha fortalecido, mis manos no se parecen en nada a las de mi padre, igual que mi figura que se ha vuelto desgarbada y flaca en los últimos tiempos no tiene nada que ver con la suya, recia, ancha, sólidamente aposentada sobre la tierra. De pronto soy más alto que él, y mis manos y las suyas hace ya mucho que dejaron de encontrarse. Debería uno conservar el recuerdo de la última vez que caminó de la mano de su padre.

El viento de la luna. Página 113. Antonio Muñoz Molina.

Comparte este/a entrada