Good bye, flickr!

En enero de 2005 me creé una cuenta en flickr.com y comencé a usarla casi compulsivamente. Un par de años después pagué la cuenta Pro y seguí así durante siete años más. Fueron los tiempos previos a (casi todo) instagram, facebook y demás redes y, a mi, me servía como punto de encuentro con fotógrafos (caborian era un lugar mítico a donde sólo accedías cuando ya tenías cierta idea de fotografía). Flickr era, además, el mejor lugar para alojar tus fotos para luego publicarlas en el blog y en el resto de redes porque, entre otras cosas, podías elegir la licencia con que las compartías, si dejarlas para descarga, firma, aplicaciones externas para subir y un largo etcétera.

Después vino el declive. Instagram salió del nicho de iOS y se hizo viral, facebook facilitó la subida de fotos y videos, twitter también y, mientras tanto flickr se marcó un yahoo y se dijo, na, sigo partiendo la pana. Y claro, eso fue el final porque ya no sólo estaba flickr para subir fotos sino que había mil servicios y ni siquiera tenías que crearte un usuario porque seguro que alguno ya estabas usando. Reaccionaron tarde, no supieron verlo e interpretarlo y pensaron que con sacar la opción de subir videos, sobraba. El resto es conocido: mal vendido a yahoo, dando tumbos durante años en decisiones extrañas y erradas, se marcaron un nokia (del todo a la nada absoluta) y ahora, hace un mes, vendido a un fondo de fotografía (yo creo que lo han regalado para quitarselo de encima). Y con el cambio de dueño, cambio de condiciones: se hacen cargo de todas las fotos pasándose la licencia que hayas usado por el forro y te dicen que sigas subiendo más, con una gran sonrisa y fotos chachis.

Pues a mí no me vale, no cuela y me piro. Con gran dolor me largo de flickr con viento fresco. Han sido trece años con altibajos (últimamente todo bajos) donde he aprendido mucho, he disfrutado muchísimo y hasta comencé a organizar photowalks allí. Han sido un montón de años pagando el plan pro, 25 dólares al año y un acceso enorme, y muchos más pululando por los foros, viendo fotografías ajenas y comentándolas y pidiendo permiso para usar fotos en algún proyecto de medio alcance. Todo eso se pierde hoy porque he borrado mi cuenta y he denegado al nuevo propietario el uso de las fotos.

Adiós, flickr y gracias por todos los buenos momentos.

PD para exportar todas las fotos de flickr al ordenador, vete al organizer, selecciona todas las fotos y crea un nuevo álbum con ellas. Vete al álbum y bajo el título hay un botón de descarga que te da un enlace con un comprimido. Puede tardar un montón, según tengas más o menos fotos. De nada.


Also published on Medium.