fotografia

131 entradas

photowalk por Ikea Sevilla

Un día Ikea Sevilla te envía un mensaje porque han visto el grupo de fotografía y les ha gustado mucho y para, según sus propias palabras, organizar algo juntos y a ti se te hace la boca agua. ¿Quién no quiere plantarse en una de sus tiendas y liarse a hacer fotos como un poseso? Yo, lo tengo muy claro, quería.

Tras un mes y medio de emails y reuniones llegó el día y pudimos pasar una hora y cuarto haciendo fotos por uno de los espacios privados más visitados de Sevilla (yo, por lo menos, voy una vez al mes :-D). El resumen de esa jornada lo ha escrito A muy bien en la web de phwk.

Por mi parte, hice 170 fotografías de las que quedaron 110 tras la criba inicial y mi selección final fue de 75, el máximo permitido. Nada más terminar me di cuenta de que había quedado muy contento con las fotos que había sacado, en general. La impresión de una salida fotográfica es como la de los exámenes, siempre estás aceptablemente contento excepto cuando ha sido un desastre manifiesto y luego, cuando ves el resultado de verdad, las fotos en el ordenador o el examen corregido, te das cuenta de que ha sido terrible. En esta ocasión, ver y procesar las fotos en el ordenador sirvió para convencerme de que había sido un gran día. Aquí pongo cuatro de las cinco mejores fotos porque la quinta es la que, espero, se verá en la exposición de Ikea.

Photowalk por Ikea
Photowalk por Ikea
Photowalk por Ikea
Photowalk por Ikea

edificios abandonados por Sevilla | fotografía

Ayer, en pleno Madríd-Barça, unos cuantos chiflados del grupo Photowalk Sevilla nos fuimos a hacer fotos a un complejo militar abandonado en Sevilla Este, junto al aeropuerto. Se trata de un complejo militar del ejército americano y nos centramos en la parte hospitalaria, concretamente nos metimos en el edificio general del complejo hospitalario y en el ala de psiquiatría y maternidad (una mezcla explosiva). Después visitamos un taller, un edificio que no sé a qué se dedicaba y la piscina al aire libre del complejo.

Abandoned buildings by diego martínez castañeda on 500px.com

Además de legal (no hay vallas ni prohibición explícita alguna), fue divertido y muy didáctico y pudimos disfrutar del entorno y del atardecer, que nos regaló un cielo rojo precioso.

Como anécdota, cuando estábamos llegando al extremo del ala de maternidad escuché unos gritos y, creyendo que eran los del airsoft, fui a advertirles que estábamos allí para no convertirnos en daños colaterales. Al acercarme a la ventana vi a una docena de chavales que salían corriendo, despavoridos, en dirección a la ciudad. Cuando me vieron, se calmaron y volvieron. Estaban en la planta baja y nosotros, casi veinte, caminábamos por la primera planta hablando, haciendo ruido y moviendo escombros al pasar y creyeron que éramos, literal, espíritus o algo así y cuando me arrimé a la ventana, huyeron.

He puesto las mejores fotos en una galería de 500px.com, Abandoned buildings. La que más me gusta, la única lámpara del taller que todavía no habían destrozado del todo, preside esta entrada y la tomé colocándome justo debajo y se pueden ver lo que creo que son marcas de las bolitas de airsoft.

Good bye, flickr!

En enero de 2005 me creé una cuenta en flickr.com y comencé a usarla casi compulsivamente. Un par de años después pagué la cuenta Pro y seguí así durante siete años más. Fueron los tiempos previos a (casi todo) instagram, facebook y demás redes y, a mi, me servía como punto de encuentro con fotógrafos (caborian era un lugar mítico a donde sólo accedías cuando ya tenías cierta idea de fotografía). Flickr era, además, el mejor lugar para alojar tus fotos para luego publicarlas en el blog y en el resto de redes porque, entre otras cosas, podías elegir la licencia con que las compartías, si dejarlas para descarga, firma, aplicaciones externas para subir y un largo etcétera.

Después vino el declive. Instagram salió del nicho de iOS y se hizo viral, facebook facilitó la subida de fotos y videos, twitter también y, mientras tanto flickr se marcó un yahoo y se dijo, na, sigo partiendo la pana. Y claro, eso fue el final porque ya no sólo estaba flickr para subir fotos sino que había mil servicios y ni siquiera tenías que crearte un usuario porque seguro que alguno ya estabas usando. Reaccionaron tarde, no supieron verlo e interpretarlo y pensaron que con sacar la opción de subir videos, sobraba. El resto es conocido: mal vendido a yahoo, dando tumbos durante años en decisiones extrañas y erradas, se marcaron un nokia (del todo a la nada absoluta) y ahora, hace un mes, vendido a un fondo de fotografía (yo creo que lo han regalado para quitarselo de encima). Y con el cambio de dueño, cambio de condiciones: se hacen cargo de todas las fotos pasándose la licencia que hayas usado por el forro y te dicen que sigas subiendo más, con una gran sonrisa y fotos chachis.

Pues a mí no me vale, no cuela y me piro. Con gran dolor me largo de flickr con viento fresco. Han sido trece años con altibajos (últimamente todo bajos) donde he aprendido mucho, he disfrutado muchísimo y hasta comencé a organizar photowalks allí. Han sido un montón de años pagando el plan pro, 25 dólares al año y un acceso enorme, y muchos más pululando por los foros, viendo fotografías ajenas y comentándolas y pidiendo permiso para usar fotos en algún proyecto de medio alcance. Todo eso se pierde hoy porque he borrado mi cuenta y he denegado al nuevo propietario el uso de las fotos.

Adiós, flickr y gracias por todos los buenos momentos.

PD para exportar todas las fotos de flickr al ordenador, vete al organizer, selecciona todas las fotos y crea un nuevo álbum con ellas. Vete al álbum y bajo el título hay un botón de descarga que te da un enlace con un comprimido. Puede tardar un montón, según tengas más o menos fotos. De nada.

me debo estar ablandando

Un año y medio después de hacerme un autoretrato a las dos de la mañana, tengo una nueva foto para los perfiles en redes sociales, github y un par de sitios más. A diferencia de la última, de la que alguien dijo que parecía la foto policial del típico vecino tranquilo y normal que un día extermina a medio vecindario, ésta nueva es en color, desde otra perspectiva y ¡sonriendo! Mierda, me debo estar ablandando… ????

Hacía tiempo que me rondaba la idea de cambiar de foto porque, siendo sinceros, en la anterior parezco una copia barbuda del señor Burns con los hombros hacia delante. Además, la barba duró poco tiempo después de hacer aquella imagen y el blanco y negro me daba un aspecto siniestro. Motivos para cambiar no faltaban, la verdad.

El making off de esta imagen fue incluso más sencillo. Una camisa, unas escaleras y un día de sol (de esos que no abundan aquí abajo ????) y mi archiconocido movimiento antipapada, poniendo ojitos. Y luego, en procesado, unas sombras, un poco de contraste y alguna sombra menos y… ¡voila!