ikea

7 entradas

photowalk por Ikea Sevilla

Un día Ikea Sevilla te envía un mensaje porque han visto el grupo de fotografía y les ha gustado mucho y para, según sus propias palabras, organizar algo juntos y a ti se te hace la boca agua. ¿Quién no quiere plantarse en una de sus tiendas y liarse a hacer fotos como un poseso? Yo, lo tengo muy claro, quería.

Tras un mes y medio de emails y reuniones llegó el día y pudimos pasar una hora y cuarto haciendo fotos por uno de los espacios privados más visitados de Sevilla (yo, por lo menos, voy una vez al mes :-D). El resumen de esa jornada lo ha escrito A muy bien en la web de phwk.

Por mi parte, hice 170 fotografías de las que quedaron 110 tras la criba inicial y mi selección final fue de 75, el máximo permitido. Nada más terminar me di cuenta de que había quedado muy contento con las fotos que había sacado, en general. La impresión de una salida fotográfica es como la de los exámenes, siempre estás aceptablemente contento excepto cuando ha sido un desastre manifiesto y luego, cuando ves el resultado de verdad, las fotos en el ordenador o el examen corregido, te das cuenta de que ha sido terrible. En esta ocasión, ver y procesar las fotos en el ordenador sirvió para convencerme de que había sido un gran día. Aquí pongo cuatro de las cinco mejores fotos porque la quinta es la que, espero, se verá en la exposición de Ikea.

Photowalk por Ikea
Photowalk por Ikea
Photowalk por Ikea
Photowalk por Ikea

al mundo le quedan dos días

Fue no hace mucho, unos cuantos días nada más. Desde entonces sé que al mundo le queda poco más de un mes y que la crisis ha empezado a golpear a todo el mundo. El azar quiso que fuésemos compañeros de manada, de uno de esos grupos que se forman a la entrada de la tienda y con los que compartes todo el recorrido, te guste o no. Un pijo clásico, de manual, recorría el pasillo a un par de metros de mí.

Aquel hombre recorría el circuíto de carreras que es la exposición de Ikea con el ánimo de un condenado, con sus bermudas, sus naúticos, su jersey primorosamente anudado al cuello y la gomina, toneladas de gomina que hacían de su cabello un casco. Su mirada perdida y ausente, recorriendo cada uno de los estantes y su expresión de cordero camino del matadero, conseguían transmitir toda su preocupación en un instante. Estaba completamente desubicado.

Cada curva del recorrido, cada mueble de diferente color y cada etiqueta tamaño XXL pertenecían a otro mundo, a un lugar lejano y gris donde no habitan las texturas marrones y suaves de Burberry’s y donde el caballo de Ralph Laurent había perdido la batalla con un corazón rojo que tiene brazos. El mundo al revés.

Un sitio barato, eso sí, que por algo estamos en crisis pero feo, muy feo, donde el lujo muere al pie de la escalera de entrada y todo está poblado de objetos con nombres imposibles, impronunciables y abyectos que le quitan todo el glamour. ¿Cómo puede uno presumir de tener un Lillagen o un Asperlund? ¡Ni tan siquiera suenan bien!

Un instante antes de perder de vista al pijo, me pareció oírle gritar ¡¡Louis Vuitton, ¿por qué me has abandonado?!!

nuevo catálogo de ikea

La semana pasada, eme estuvo de vacaciones los cinco días laborales y yo, los tres últimos. ¿Vacaciones? Quería decir obras, porque nos pasamos los días pegados a una bayeta y hasta nos hemos comprado un aspirador.

Todo, cualquier cosa, es poco por la nueva tarima flotante, o suelo de madera laminado o como carajo se llamen esas chapas de madera, color roble luminoso, que se colocan haciendo clic sobre el terrazo. Al final, como suele pasar con estas cosas (afortunadamente), el resultado ha merecido la pena y el piso parece otro.

En plan de broma, le dije a eme que con el suelo de madera y los muebles del fabricante sueco, nos iban a sacar en la portada del próximo catálogo de Ikea.

suelo, tarima, piso, obras, ikea

dos por dos

Stordal, Stordal… Llevo varios días teniendo pesadillas premonitorias, oscuros sueños donde recorro un pasillo infinito repleto de puertas corredizas de acero que llevan a otros pasillos idénticos. Después me despierto gritando esas palabras.

No sabía que el final de los sueños tenían que ver con otro final, el del tente mágnifico y enorme que nos habíamos autoimpuesto, hasta que ayer, finalmente, le plantamos cara al último armario sueco, al gigante de más de dos metros de alto y dos metros de ancho. Tras cuatro horas de guerra fraticida, vencimos y ahora adorna nuestra pared y cargará con nuestros ropajes.

ikea, armario, pesadillas

capitán de navío

Nunca el negocio de los Meccano, los Lego y los puzzles de madera estuvo tan en boga y, para no ser menos, nosotros queríamos formar parte de la locura.

Así que, catálogo en mano, diseñamos todo el piso mirando fotos en papel couchè y nos entretuvimos apuntando artículos, precios y códigos de ocho dígitos en un hoja de cálculo, imaginando combinaciones de colores, colocando mentalmente los muebles en sus sitios correspondientes y, cuando reunimos el valor (y la pasta) suficiente, nos lanzamos a la piscina, inconscientes de nosotros, pensando que las cosas, cuanto más difíciles, más divertidas. Así que el martes, día festivo en la vieja Emérita Augusta, eme y un servidor se dieron una vuelta por Sevilla, por ikea más concretamente, a lomos de una brillante y gigantesca furgoneta de alquiler, conocída cariñosamente como el navío por sus doce metros de eslora y su propensión a zozobrar con un poco de viento cruzado en la autopista.

Una vez allí, en la casita de colores de los suecos (a la que, por cierto, no pienso volver en mucho, mucho tiempo), sucedió lo que más o menos se esperaba, una versión ampliada de las pesadillas de Elm Street, con demasiada gente alrededor intentando cojer las mismas cajas, nosotros dos tirando de cinco carros, cinco, cargados hasta el límite mismo de la ley de la gravedad y moviendo cantidades ingentes de esas pulcras cajas etiquetadas con su código, las medidas del contenido, el peso, los dracmas que cuesta en Grecia, etcétera. Probablemente, la parte menos dolorosa de todo haya sido pasar por caja y dibujar un garabato en la factura final, con un boli Bic que apenas pesa cincuenta gramos.

A la hora de llevarnos nuestras compras a casa surgió el dilema: el navío no podía acceder al garaje y era muy complicado sacar los carros a la calle, con su acera correspondiente, sus cuarenta y pico grados y hacer toda la labor de estibaje desde allí y, fue entonces cuando comenzó nuestra pequeña aventura ilegal, escuchando cómo las barras del control de gálibo rodaban por el techo del vehículo (benditos coches de alquiler, ya se hechaban de menos), esquivando las señales luminosas del garaje y las tuberías rojas de agua, demasiado bajas para mi gusto y aparcando en dos plazas de minusválidos. Cuatro faltas en cinco minutos escasos, mi record.

Luego, durante el agotador proceso de carga, la eterna pregunta: ¿cómo voy a salir de aquí, si es la segunda planta del garaje y se sale a través de la primera y este trasto no sube por la rampa sin romper algo? La respuesta es simple: Juan Carlos, el segurata, un tio majo que nos miró con cara de asombro al descubrir el Titanic en medio de su planta y que, amablemente, cortó el tráfico de acceso al parking para que yo saliese por donde había entrado, montando el pollo del día.

El apacible viaje de vuelta, el desvío para recoger al hermano de eme en Badajoz y las tres horas y media que empleamos los tres en subir los muebles me los guardo en la memoria, frescos y vívidos como si acabasen de suceder, para recordarlos dentro de algún tiempo, probablemente tras montar el inmenso mosaico de madera y cristal, el puzzle en que se va a convertir el piso.

A la mañana siguiente, dormido y jodido por el esfuerzo, pasé por delante del salón reconvertido a improvisado guardamuebles y, como Charlton Heston en El Planeta de los simios supe que no había sido una pesadilla, que realmente habíamos trasladado más de quinientos quilos a lo largo de trescientos quilómetros. Ya lo decía folixeru, pahabernosmataoporcualquieresquina.

ikea, piso, gensanta

homologando niños

Yo pensaba que la gente que no trabaja los sábados estaba en casa durmiendo o pasando la resaca lo más dignamente posible, tranquilos y en pijama. Pues resulta que no, que todas esas personas que deberían estar en casa, están en algún Ikea pasando la mañana y haciendo de figurantes.

Yo no lo sabía, pero ayer aprendí que los niños tienen que ser homologados, certificados o algo que suene a oficial por Ikea y que requiera la presencia de los padres, los niños, los abuelos y algún tio carnal. Sino, no me explico por qué había tanta gente y, sobre todo, tantos padres sonrientes, sudorosos, arrastrando las malditas sillas con niños pequeños y no tan pequeños a bordo, tratando de que seas tú quien se salga de la cola de gente que avanza pasillo arriba y clavándote las ruedas en el talón de Aquiles. Ni se disculpaban, los jodíos. Tampoco se inmutaban cuando sus fierecillas, niños rubios, cabrones, resabiados, vestidos de Kiddy’s Class y Hilfiger se ponían a correr alrrededor tuyo o a pegarte patadas porque sí, porque papi y mami trabajan mucho y la niñera no les da cariño, educación o dos hostias en todo el morro. ¡Son cosas de niños! ¡Son taaaaan ricos!, decían y yo, que soy todo corazón, no sabía si darle la razón o un euro para que le comprase una gorra o una camiseta de los Latin Kings y le fuese enseñando cosas útiles para su futuro.

En cierto modo era lo esperado y, por ese motivo, habíamos madrugado y nos plantamos en Sevilla, en la tienda sueca, a las once de la mañana, con una lista detallada de artículos para comprar (modelo, color, código, peso y tamaño del embalaje, medidas, longitud, latitud, etc…) y una segunda lista de posibles caprichos (lo de posibles es un eufemismo). Al final, cansados y doloridos nos fuimos a degustar unos montaditos al centro, al patio donde nos enseñó María la sevillana cómo se bebe el fino y el rebujito mientras se sonríe con los ojos.

De la mesa y la silla, algún día, pondré fotos. De momento comentar que están montadas y en uso, que las instrucciones son para lechones como yo y que, como bien sabía eme, quedan estupendamente. Ahora sólo tengo que darles uso :).

niños, ikea