photowalk

16 entradas

edificios abandonados por Sevilla | fotografía

Ayer, en pleno Madríd-Barça, unos cuantos chiflados del grupo Photowalk Sevilla nos fuimos a hacer fotos a un complejo militar abandonado en Sevilla Este, junto al aeropuerto. Se trata de un complejo militar del ejército americano y nos centramos en la parte hospitalaria, concretamente nos metimos en el edificio general del complejo hospitalario y en el ala de psiquiatría y maternidad (una mezcla explosiva). Después visitamos un taller, un edificio que no sé a qué se dedicaba y la piscina al aire libre del complejo.

Abandoned buildings by diego martínez castañeda on 500px.com

Además de legal (no hay vallas ni prohibición explícita alguna), fue divertido y muy didáctico y pudimos disfrutar del entorno y del atardecer, que nos regaló un cielo rojo precioso.

Como anécdota, cuando estábamos llegando al extremo del ala de maternidad escuché unos gritos y, creyendo que eran los del airsoft, fui a advertirles que estábamos allí para no convertirnos en daños colaterales. Al acercarme a la ventana vi a una docena de chavales que salían corriendo, despavoridos, en dirección a la ciudad. Cuando me vieron, se calmaron y volvieron. Estaban en la planta baja y nosotros, casi veinte, caminábamos por la primera planta hablando, haciendo ruido y moviendo escombros al pasar y creyeron que éramos, literal, espíritus o algo así y cuando me arrimé a la ventana, huyeron.

He puesto las mejores fotos en una galería de 500px.com, Abandoned buildings. La que más me gusta, la única lámpara del taller que todavía no habían destrozado del todo, preside esta entrada y la tomé colocándome justo debajo y se pueden ver lo que creo que son marcas de las bolitas de airsoft.

fotografía — IX photowalk Mérida: Aljucén Rural Edition

Fue el primer Photowalk que no organicé personalmente, el primero de caracter rural y el primero nocturno, con lo que tenía buenos mimbres para ser divertido. Y lo fue.

IMG_3177

Bajo la batuta de María José, nos pasamos casi cinco horas en Aljucén, un pequeño pueblo cercano a Mérida donde localizamos un par de sitios para sacar fotos antes de ir a cenar. Después, ya entrada la noche, nos dirigimos al cuartel de la Guardia Civil, que está abandonado, y estuvimos probando a iluminar la fachada con linternas, a disparar con largas exposiciones y, lo más divertido de todo, a sacarnos fotos como si fuésemos un grupo de pop de los ochenta que está haciendo una portada de disco. El patio del cuartel, oscuro y tétrico daba mucho juego y con un par de linternas estuvimos entretenidos casi una hora.

IMG_3179

Al final, salió tan bien que no descarto seguir haciendo photowalks rurales y, por ejemplo, probar una noche de luna con largas exposiciones. De ser así, prometo buscar una fórmula para calcular el tiempo de apertura del obturador según el objetivo y la luz que haya y no sólo comentarlo de pasada.

IMG_3187

Aunque, a veces, el ensayo-error sale bien.

IMG_3200

IMG_3201

IMG_3210

Todas las fotos en el set IX Photowalk Mérida de flickr.

VIII Photowalk Retratos por piruletas

El VIII Photowalk Mérida lo tenía todo para fracasar: un tema complicado, «retratos por piruletas» porque hay una interacción con gente desconocida y por los miedos que ésta lleva asociada; una convocatoria un año después de la última reunión que auguraba poca participación; y hasta el cambio de trabajo hizo que no pudiera hacer lobbying de la forma continuada (y pesada) de otras ocasiones. Pero con todo en contra, se celebró. Y resultó, hasta la fecha, el photowalk más complicado de llevar a cabo y también el más satisfactorio.

El tema elegido es difícil de aplicar en Mérida porque es un sitio demasiado pequeño y estos experimentos modernistas no convencen. No es lo mismo hacer retratos en el Parque del Retiro que el el Puente Romano. La predisposición de los transeuntes es muy diferente, tanto es así que la mayoría de la gente a la que retratamos era de fuera y estaban pasando unos días por la región. Los habitantes de Emerita Augusta te miraban con desconfianza y recelo, excepto un grupo de señoras mayores que nos pidieron una piruleta pero no quisieron saber nada de la foto. Para los nietos, dijeron…

También reconozco que estaba acojonado. Cuando convoqué esta actividad esperaba que se apuntase un número de gente suficiente como para que el sentimiento de turba anulase el resto de miedos pero cuando vi que seríamos sólo cuatro personas, el pánico se cebó con mi cerebro. Porque para alguien tímido y con tendencia a diluirse entre la gente, ser la punta de lanza de una actividad que te obliga a abordar a desconocidos no es algo agradable.

Hubo otro pequeño problema y es que según la legislación vigente no podemos subir fotografías de personas, retratos, a internet sin su consentimiento. Y hoy en día, ¿quién no ha oído cosas sobre todas esas fotos que pueblan la red y que se han subido sin autorización? Así que cuando conseguías la atención de alguien y accedía a posar para el retrato, junto con las explicaciones de la actividad (es para un taller de fotografía, no vendemos nada, no difundimos las fotos, es para mejorar la técnica del retrato, no pertenecemos a ninguna secta) había que añadir la pregunta sobre internet. Hacia la mitad de la actividad ninguno se molestaba en preguntar porque ya sabíamos la respuesta de antemano. De hecho, las fotografías que ilustran esta entrada son las de los integrantes del photowalk (¡y tengo su permiso explicito!).

Y con todo esto resultó gratificante (al menos para mí) porque era una actividad que llevaba un tiempo queriendo hacer y cuyo resultado ha sido mejor de lo esperado. Cada uno de nosotros hizo una treintena de fotos y, aunque recolectamos todo tipo de negativas (algunas con bastante salero), nos cruzamos con gente que quiso colaborar y eso estimula. Eso sí, una vez hecho el photowalk, no pienso volver a repetirlo ni por orden judicial. ¡Y pienso comerme todas las piruletas que han sobrado!

Por último, quería darle las gracias (¡gracias!, ¡gracias!, ¡gracias!, ¡gracias!) a Gloria, Alex y María José por el esfuerzo y la confianza porque ellos tampoco lo tenían claro y, sin embargo, hicieron posible un photowalk único (por irrepetible).

retratos por piruletas — Photowalk Mérida

Por la presente, se hace saber… que queda convocado el octavo Photowalk Mérida para el próximo 15 de marzo de 2014, a las 18 horas.

Será un photowalk atípico, sin paseos ni ríos que vadear y, además, estático porque vamos a llevar a cabo un proyecto sobre el que tenía puesto el ojo hace años: Retratos por piruletas.

La idea es sencilla: nos pondremos en la Plaza de España y daremos una piruleta a quien se deje hacer un retrato. La práctica va a ser otra cosa porque, aunque no lo parezca, me cuesta mucho abordar a gente por la calle. Pero si tengo que sacrificarme por el bien común, así sea :).

Como digo siempre, es un evento abierto a todo aquel que quiera pasar un buen rato y es para todas las edades. Por el camino aprenderemos trucos y alguna otra cosa sobre fotografía y, de paso, comeremos piruletas.

Más información y lista de convocados/asistentes, en la imagen de la convocatoria:

retratos x piruletas

fotografía — VII Photowalk Mérida

Finalmente pudimos celebrar el séptimo photowalk, esta vez por Cornalvo, sin que nos lloviese ni demás accidentes metereológicos. Hasta el mismo sábado al mediodía no las tenía todas conmigo, a pesar de haber contrastado el tiempo en diversas fuentes. Supongo que saber que no iba a llover únicamente el sábado no ayudaba mucho.

Pero no llovió, de hecho, el sol nos acompañó todo el camino y eso nos permitió disfrutar de un agradable paseo al que se unieron algunos novatos en esto de los photowalk (dicho con todo el cariño), unos niños y una mascota.

La nota pintoresca nos sucedió media hora antes de finalizar, en el extremo más al norte del embalse cuando un riachuelo había inundado el camino. Sin posibilidad de dar la vuelta sin que nos echase la noche encima, no quedó otra que descalzarse y vadearlo. Después, con los pies calientes y relajados, dije medio en broma que iba a dejar de organizar photowalk y me pasaría a los safaris.

Pongo a continuación las tres fotos que, según mi opinión, más me gustan.

IMG_0659.jpeg

IMG_0674.jpeg

IMG_0718.jpeg

El resto de las fotos, en esta bonita presentación:

Y, para quien quiera ver las fotos del resto de asistentes, un enlace a la Comunidad Photowalk Mérida (en google+).

fotografía — VI Photowalk Mérida

El pasado sábado celebramos el sexto photowalk por Mérida y todo salió estupendamente. No llovió, vino bastante gente, se hicieron muchas fotos y, al final, hasta nos dio tiempo para tomar una cerveza y comentar las mejores jugadas de la velada.

Había, para la caminata, dos objetivos a fotografiar: grafittis y relojes. De los primeros, lamentablemente, hay muchos ejemplos por todo Mérida, demasiados en mi opinión. ÿoños, politizados y con errores ortográficos, no pasamos más de quince metros sin ver pintadas, incluso en el casco histórico. Relojes, salvo los pocos que llevábamos encima, hubo muchos menos. Para el concurso a la mejor foto de cada objetivo, concurso simple y no competitivo destinado a a forzarnos a pensar antes de disparar, voy a presentar dos de las fotos que aparecen abajo, la primera, KCB y la del reloj de sol en plena noche.

En lo personal estoy contento con el photowalk porque retomar una actividad así, tras el parón veraniego, no es fácil y la gente ha respondido y porque me sirvió para pulir ciertas técnicas y algunas malas costumbres, como los picados invertidos por real decreto.

Algunas de las fotos que salieron ese día:

KCB

los tirantes del puente Lusitania, contra la hora azul

(A)

grafittis y cervezas

foto de grupo (casi completo)

reloj de sol inútil (blanco y negro)

reloj del ayuntamiento con fuente (blanco y negro)

Sandra buscando la foto ganadora (blanco y negro)

cinco grafittis y un reflejo

El resto de mis fotos, a continuación.

Bonus: para ver las fotos del resto de participantes, sólo hay que pasarse por el grupo Photowalk Mérida.