retratos

9 entradas

fotografía — los ojos de Vera

los ojos de Vera

Casi ciento cincuenta fotografías para llegar a esta… El procesado me ha llevado bastante más de lo que pensaba, porque utilizar dos cámaras diferentes y emocionarse disparando fotos sólo da problemas pero, al final, como siempre, ha merecido la pena por esta y otras tres o cuatro imágenes más.

Las fotos a los sobrinos es un círculo vicioso. Uno empieza haciéndose el responsable, no queriendo disparar por disparar, escogiendo el momento, preparando la cámara, el fondo, el ambiente para que nada se salga de madre y poder tomar una docena escasa de donde elegir. La realidad es otra.

Tienes quince minutos, más o menos, en los que consigues que dejen a la cría sola, a su aire y sin que nadie le ande con el pelo, la ropa o intente sacar las manos de la boca. Por supuesto, es tarde y ya no hay luz natural con que jugar. En su lugar hay una bombilla de bajo consumo que vuelve íntima la estancia hasta que calienta. También hay gente, mucha, hablando con la niña para que sonría, para que levante la cabeza, para que saque las manos de la boca… dando sombras y haciendo que la modelo no pare un instante, ¡como si le hiciera falta la ayuda!

Así que, sencillamente, olvidas todo lo que tenías previsto, mandas el autocontrol del dedo índice al carajo y te lías a disparar fotos buscando ese instante precioso en que todo se conjura contigo.

A veces los encuentras.

retratos por piruletas — Photowalk Mérida

Por la presente, se hace saber… que queda convocado el octavo Photowalk Mérida para el próximo 15 de marzo de 2014, a las 18 horas.

Será un photowalk atípico, sin paseos ni ríos que vadear y, además, estático porque vamos a llevar a cabo un proyecto sobre el que tenía puesto el ojo hace años: Retratos por piruletas.

La idea es sencilla: nos pondremos en la Plaza de España y daremos una piruleta a quien se deje hacer un retrato. La práctica va a ser otra cosa porque, aunque no lo parezca, me cuesta mucho abordar a gente por la calle. Pero si tengo que sacrificarme por el bien común, así sea :).

Como digo siempre, es un evento abierto a todo aquel que quiera pasar un buen rato y es para todas las edades. Por el camino aprenderemos trucos y alguna otra cosa sobre fotografía y, de paso, comeremos piruletas.

Más información y lista de convocados/asistentes, en la imagen de la convocatoria:

retratos x piruletas

fotografía — Soy ____

Cuando hace un año terminé en la web de iamaustin y vi su proyecto, me quedé muy sorprendido y supe que tenía que hacer lo mismo. Retratar a gente sintetizando cómo se ven o se sienten era, por una parte un reto (la maldita timidez me impide abordar a nadie por la calle) y, por otra, un desafío que me llamaba poderosamente la atención.

Tenía pensado hacer este tipo de retratos aprovechando un photowalk y sortear así mi miedo al rechazo con desconocidos pero, afortunadamente, un compañero de trabajo se adelantó y me preguntó si se me ocurría alguna manera de hacer un photocall ameno y ágil. Sería para unas jornadas de voluntariado social que estaba organizando su pareja y le propuse esta idea. Además, expresarse de forma tan gráfica y sintética va muy en consonancia con lo que se iba a tratar en las jornadas. A ellos, al parecer, les encantó la idea y me propusieron llevarla a cabo y yo sentí que había conseguido salirme con la suya: no tendría que abordar a nadie en la calle, vendrían a mí.

Así que llevo el último mes preparándome para esto, para una centena de retratos en interior, portando una pizarra que, probablemente, rebotaría la luz, en un escenario completamente desconocido (luz, fondo, etcétera) y con un flash externo prestado (mil gracias de nuevo, jesuloca) que domesticar.

Pero, como se puede ver en las fotografías, el esfuerzo y las horas de charla técnica con mi gurú fotográfico de cabecera (gracias, José María) valieron la pena y el resultado es notable (por los retratados, más que por el retratista, me temo :)).

Por último, quería agradecerle a Manu la oportunidad de realizar este proyecto, su paciencia con mis dudas técnicas (la luz, el fondo, etcétera) y su enorme simpatía y cercanía. Y también a todos aquellos que conocí en las jornadas y que, incautos ellos, aceptaron ponerse frente a la cámara.

fotografía — seis sobrinos

sobrino

O uno repetido seis veces. Poco a poco le voy cogiendo el gusto a esto de tirar una ráfaga de nueve fotos y ponerlas todas juntas, como una película extraña, para ver cual es el resultado. Con mi sobrino no resultó tan mal y sólo se perdieron tres de las nueve fotografías. El chaval es inquieto y se mueve más rápido que un gato, sobre todo si anda el tío cerca con la cámara de fotos.

Fueron tomadas el día de navidad de 2011.