2014

3 entradas

trenes everywhere!

Néstorx6

Si todo sale como espero, este es un pequeño guión de lo que sucederá mañana sábado, probablemente unos minutos antes de las doce del mediodía.

  1. Mi sobrino, Néstor, ya habrá desayunado, hecho los deberes y jugado un rato, así que le dejarán trastear con el ordenador.
  2. Encenderá el ordenador, los altavoces, desplegará la bandeja del teclado y el ratón y se sentará en el sillón para disfrutar con Peppa Pig, Spiderman (pronúnciese spaider-man; ¡viva youtube y los videos en inglés!) o lo que sea que llena ahora sus ratos en youtube.
  3. Una vez haya arrancado completamente el ordenador, iniciará Firefox (está bien enseñado) para acceder a la página de los videos.
  4. Como siempre espera que cargue completamente la página de inicio, que casualmente es este blog, se extrañará de ver su cara repetida varias en la portada y, debajo, un fantástico tren (en realidad es un tranvía berlinés pero esas distinciones se nos escapan) a todo trapo por una calle. El texto, ni lo verá.
  5. Supongo que aquí hará dos cosas al tiempo, una llamar a mi padre, para que le expliqué el porqué y otra, reproducir el video, porque no se dice que no a un video de trenes.
  6. Se olvidará de Peppa Pig y de Spiderman porque en esos veintitres videos (si, estoy completamente chiflado) salen trenes, tranvías, metros y sus tíos favoritos, contándole dónde están y cómo se llama el vehículo.

Así pues, rapacín, ¡disfrútalo!

Nota: en nuestro pasado periplo centroeuropeo (¿de verdad ha pasado ya una semana?) me dediqué a grabar videos de cualquier cosa que anduviese sobre raíles con el fin de que Néstor los pudiese ver en youtube, sin esperar al móvil del padre o del tío. Si a eso le añadimos un puñado de fotos (una veintena, aproximadamente) y una postal enviada desde Budapest con cinco tranvías, creo que ha llegado el momento de plantearme otros objetivos. O descansar de tanto tren. O ambos.

En cualquier caso, espero confirmación oficial desde el campamento base para saber si se ha cumplido el guión…

[Actualización]: ¡Acerté! El rapacín no sólo estuvo viendo los videos de trenes sino que el sábado por la tarde recibimos una llamada telefónica donde nos preguntaba sobre los trenes y tranvías. Mucho me temo que como en el próximo viaje se me cruce algo que vaya sobre raíles, en número de videos subidos a youtube rondará el centenar.

fotografía — los ojos de Vera

los ojos de Vera

Casi ciento cincuenta fotografías para llegar a esta… El procesado me ha llevado bastante más de lo que pensaba, porque utilizar dos cámaras diferentes y emocionarse disparando fotos sólo da problemas pero, al final, como siempre, ha merecido la pena por esta y otras tres o cuatro imágenes más.

Las fotos a los sobrinos es un círculo vicioso. Uno empieza haciéndose el responsable, no queriendo disparar por disparar, escogiendo el momento, preparando la cámara, el fondo, el ambiente para que nada se salga de madre y poder tomar una docena escasa de donde elegir. La realidad es otra.

Tienes quince minutos, más o menos, en los que consigues que dejen a la cría sola, a su aire y sin que nadie le ande con el pelo, la ropa o intente sacar las manos de la boca. Por supuesto, es tarde y ya no hay luz natural con que jugar. En su lugar hay una bombilla de bajo consumo que vuelve íntima la estancia hasta que calienta. También hay gente, mucha, hablando con la niña para que sonría, para que levante la cabeza, para que saque las manos de la boca… dando sombras y haciendo que la modelo no pare un instante, ¡como si le hiciera falta la ayuda!

Así que, sencillamente, olvidas todo lo que tenías previsto, mandas el autocontrol del dedo índice al carajo y te lías a disparar fotos buscando ese instante precioso en que todo se conjura contigo.

A veces los encuentras.