fotografias

48 entradas

fotografías — Granada, de nuevo

Volvimos a Granada a principios de año, aprovechando el primer día festivo que hubo. Como los últimos años, en vez de esperar que los reyes magos nos traigan cualquier tontería, pedimos algo conjunto, para hacer los dos y que siempre termina en viaje. Y, puestos a elegir, elegimos regalarnos Granada, uno de esos rincones del mundo al que nunca vuelves suficientes veces.

Realejo Puerta de la Victoria

Nos propusimos hacer, además, un viaje diferente a los anteriores, más sosegado. Hemos ido tantas veces allí (ya va para diez años desde que le enseñé la ciudad a eme, con ele actuando de guía), que nos apetecía descubrir otros lugares paseando. Y, también, volver a algunos de nuestros rincones favoritos, una década después de aquellas fotos en las que salimos tan jóvenes.

torre de la Alhambra a contraluz farola

Así que tuvimos tres fantásticos días de sol y frío, de largos paseos por el Albaicín, baños árabes y cenas tranquilas en un carmen, de visita a la parte pública de la Alhambra… nos dio tiempo a recordar, a tapear y caminar cogidos de la mano y a padecer las cuestas del Realejo. Todo en una ciudad que cada día nos gusta un poco más, aunque tengamos que compartirla con los reyes magos y la marea de gente que iba tras ellos. Al final, nos parece mentira lo que tres míseros días pueden hacer en tu cabeza.

Todas las fotos, como siempre, en este set de flickr:

Actualizada: ya he puesto el set de flick. Zarpas que tiene uno :).

fotografía — la boda de Eva y Lolo

Que en pleno mes de agosto y viviendo en la provincia de Badajoz te digan que tienes uno de esos eventos ineludibles donde hay que lucir traje, corbata y calcetines te deja, literalmente, seco. Y cuando me dijeron que se trataba de la boda de mis cuñados de Getafe y me preguntaron si me importaría llevar la cámara de fotos, la respuesta fue obvia: ¡la iba a llevar de todas formas!

Calores aparte, tuve la oportunidad de acompañar a los recién desposados a la sesión de fotos y aprender unas cuantas cosas de un fotógrafo profesional y, ya que estaba, sacar provecho de la localización y los modelos.

La mejor parte de no tener que hacer las fotos oficiales es, sin duda, la posibilidad de capturar la intrahistoria de la boda, desde el interior de la familia de uno de los novios. En su día, en la boda del hermanín, lo llamé «las fotos de la antiboda» y te permite recoger momentos previos, cuando no hay fotógrafos cerca, gestos cotidianos vestidos de gala y momentos de humor y relax que, normalmente ese día no tienes.

Si, además, el antifotógrafo se dedica a decir chorradas y pedir tonterías, pasan cosas como esta, donde Lolo emula al chico Martini, haciendo poco caso al sufrido fotógrafo.

momento martini

O, mi favorita del día, que explica, en una imagen, cómo transportar un vestido de novia con estilo e imitando a Marilyn Monroe.

jugando con el vestido

fotografías – París

A mediados de febrero nos fuimos cuatro días a París, la capital del país vecino, como regalo de Reyes, una de esas nuevas tradiciones que hemos ido adquiriendo. De los dos, sólo yo había pasado por la ciudad de la luz veinte años atrás, así que se podría decir que íbamos en igualdad de condiciones y conocimientos.

Torre Eiffel (VIII) blanco y negro Louvre (VII) cascos

Tras la pertinente investigación y estudio con guías de viaje, blogs y padres (más guías de viaje, mapas, comentarios, must-have, etcétera…), nos embarcamos en un avión a las siete de la mañana para volar desde Sevilla.

Sacré-C?ur (III) cantante

Aunque nos gusta, cada vez más, recorrer una ciudad desconocida tranquilamente, en esta ocasión y por el poco tiempo y lo mucho que ver, tuvimos que meternos en el pellejo de turistas y sacrificar ciertas buenas costumbres. El resultado fue que hicimos muchas fotos de la torre Eiffel (muchas, muchas), estuvimos varias horas en el Museo del Louvre, tratando de aprender algo y esquivar a los sacafotos compulsivos y compartimos Bateau Mouche con una horda de adolescentes yankis.

moulin rouge (II)

Sena

El poso y los recuerdos que quedan de esos fríos días de febrero son muy buenos aunque la vuelta fue a las tantas de la madrugada y del lunes siguiente sólo tenemos recuerdos somnolientos,

gárgolas (III)

Como siempre, se pueden ver una selección de las fotos aquí abajo:

O con más calma y sin animaciones, en este set de flickr: París 2012.

Praha II

Nos habían dicho de Praga que es varias ciudades a la vez. La ciudad de las cien torres, la del corazón de Europa, la de las flores…

la ciudad de las flores notre dame

Pero nadie nos advirtió sobre el hipnótico atractivo del reloj astronómico, ni de la Plaza de la Ciudad Vieja, ni su pasado reciente al otro lado del telón de acero, ni sobre su vinculación, desde sus primeros días, con el judaísmo. Su barrio judío ha sido la gran sorpresa de este viaje.

reloj astronómico III a los pies del reloj del ayuntamiento

recuerdos del pasado viejo cementerio judío

También es la ciudad de la música, con espectáculos en vivo en cualquier lugar pero, sobre todo, es la ciudad de Franz Kafka.

músicos en el castillo franz

La huella del escritor se siente por toda la ciudad e, invariablemente, uno termina siguiendo sus pasos.

buscando a Kafka

Y así, caminando, nos pasamos esos cuatro maravillosos días en Praga, con algunas refrescantes pausas, para qué vamos a engañarnos…

eme I priva

Las fotos más representativas, cuarenta y dos en total, están en flickr en mi grupo Praga 2010. El resto, hasta completar las doscientas fotos viables que hice en esos cuatro días, dormirán en algún disco duro de copia de seguridad.