hace una década

Hace una década, cuando empecé a escribir El sueño del mono loco, se hablaba de bitácoras y weblogs porque blog se confundía a menudo con bloc y resultaba confuso andar explicándose. ¿Cómo le cuentas a alguien que tu diario, en vez de dormitar en el fondo de un cajón, seguro y protegido de miradas ajenas, esta publicado en internet donde cualquiera puede ojearlo y hasta comentarlo?

Hoy se cumplen diez años de aquel primer día y aunque la intensidad de publicación ha bajado, las ganas de mantener al mono con vida continúan. Han sido 1567 entradas y mas del doble de comentarios lo cual indica que por muy vago que sea siempre habrá alguien animándome, invitándome a seguir.

Y es que lo que empezó como una forma de publicar mis pensamientos se ha tornado más hacia una vía de comunicación con la familia y los amigos. El tiempo pasa y el uso que le doy al blog cambia. De la urgencia y las ganas de contar todo cuanto me pasaba he cambiado a usar este hueco como un espacio donde contar aquellas cosas que verdaderamente me importan.

Así que… ¡larga vida al mono loco!

Comparte este/a entrada

6 ideas sobre “hace una década”

Los comentarios están cerrados.