la señora frisby y las ratas de nimh

Gracias a laceci y su enumeración de la parroquia, me he dado cuenta de que en ningún lugar de este weblog consta el porqué del nombre de dominio tan raro.

Hace ya un tiempo, en el 2002, me dió por pensar que, si iba a vivir de esto de Internet, lo mejor era tener un dominio propio, con identidad y fácilmente reconocible. Así que con un par de preceptos o tres, me puse a buscarlo. Debía ser un nombre corto, de no más de cinco letras (costumbre heredada de los nombres de máquinas de Unix); tendría que significar algo, al menos para mí; y, finalmente, quería que fuese un dominio de segundo nivel de .org, porque orgía siempre ha sonado mejor que compañía :P.

Tras casi un año pensando (y eso que iba a ser una tarea fácil), dí con el nombre: nimh. Nimh era el laboratorio del que salían unas ratas extremadamente inteligentes, al menos más que los humanos, en un libro de Robert C. O’Brien titulado La señora Frisby y las ratas de Nimh. Se trataba de un libro que leí, que devoré, tres o cuatro veces cuando tenía diez o doce años y del que guardaba un increible recuerdo y, el nombre del laboratorio me parecía una estupenda coincidencia.

Tanto tiempo buscando y finalmente el viento soplaba por popa, los preceptos se cumplían y sólo faltaba arriar velas y disfrutar del paseo. Fue entonces cuando descubrí que nimh.org ya estaba registrado y que, de hecho, se trata de una web relacionada con el software libre con un montón de presencia en google.

Más tarde, me acordé de ciertas bromas elitistas y, simplemente, cambié la i latina por un uno. El resultado, además de ambiguo y raro, es practicamente impronunciable, por lo que terminó de gustarme y me sirvió como excusa para dejar de buscar.

Desde que registré el dominio viene siendo, también, mi nick oficial en practicamente todo lo que tenga que ver con Internet.

Comparte este/a entrada

7 ideas sobre “la señora frisby y las ratas de nimh”

Los comentarios están cerrados.